Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:00

Rechazada la moción que pedía disolver Gispasa

“Es desprestigiada por el Partido Popular con el fin de justificar en un futuro su privatización”, según el PSOE

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Carlos Galcerán y Álvaro Álvarez.

Hiedra García Sampedro. Madrid
El Pleno de la Junta General del Principado de Asturias ha rechazado la moción presentada por el Grupo Parlamentario Popular y que pedía la disolución de la entidad pública Gispasa “por no cumplir su objetivo principal que era el control y seguimiento de las obras del nuevo Hospital Universitario Central de Asturias y del Hospital Álvarez Buylla”, según el portavoz popular, Carlos Galcerán.

El Partido Popular asegura que Gispasa no tendría que haber aprobado el proyecto de construcción del nuevo HUCA desde el principio porque la adjudicación por 205 millones de euros y la previsión de 54 meses “era inviable como así lo decían los técnicos”. El portavoz Carlos Galcerán asegura que fue “una chapuza” que llevó a sobrecostes de 90 millones de euros, y que el Principado “justificó” en el primer modificado por “cambios en la fachada, material eléctrico y aire acondicionado”, y en un segundo modificado por “las necesidades solicitadas por los profesionales sanitarios”.

Carlos Galcerán añadió en esta defensa de su propuesta que “además la creación de Gispasa estaba injustificada porque esa labor la podían haber hecho los funcionarios de las distintas Consejerías”. Según el portavoz popular, solamente los gastos de este ente en el capítulo I, en personal, ascienden a 600 mil euros, “dinero con el que podríamos pagar a un nuevo neuropediatra para la unidad del HUCA y nos sobraba dinero, sin tener que ampliar los impuestos ni tener que cobrar más de otro sitio, simplemente es gestionar mejor”.

Votos en contra de la moción

Sin embargo, los tres grupos restantes con representatividad en la Junta General del Principado no creen que deba disolverse un ente público como Gispasa y han votado en contra de la moción presentada por el PP. Para el PSOE el verdadero motivo de esta iniciativa es la de “desprestigiar Gispasa con el fin de justificar en un futuro su privatización” porque, según el diputado Álvaro Álvarez, “el modelo del Partido Popular allí donde gobiernan es el de ofrecer a empresas privadas la gestión de la sanidad”.

Álvarez asegura que Gispasa actúa “con eficiencia, recursos limitados y con una plantilla escasa para el volumen de trabajo y responsabilidades que asumen”, además recuerda que el Partido Popular ha puesto trabas donde ha podido para “paralizar la obra” del nuevo HUCA.

Por su parte, el portavoz del Grupo Mixto y diputado de Bloque por Asturias, Roberto Colunga, ha recalcado que su grupo no apoya los sobrecostes del nuevo HUCA porque “son “intolerables”, sin embargo, ha votado en contra de liquidar Gispasa. “El problema no es de las empresas públicas sino de mala gestión”, afirma Colunga, quien estaría de acuerdo “con la dimisión de los gestores por su incapacidad a la hora de sacar adelante los objetivos fijados”.

Finalmente, la portavoz de IU-BA-Verdes, Diana Camafeita, ha recordado que la Junta General del Principado creó una Comisión especial de seguimiento de las obras del nuevo HUCA, “un espacio de trasparencia, de crítica y reflexión, por lo tanto, reiterar los debates en el Pleno y en las comisiones responde al objetivo de calentar la precampaña electoral”.