Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

Realizadas 23 intervenciones quirúrgicas de lipodistrofia asociada al VIH

Navarra es una de las 12 comunidades adheridas al proyecto de uso tutelado de este tratamiento

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Antonio Bazán, María Kutz y Beatriz García, subdirectora de Atención Especializada.

Redacción. Pamplona
El Complejo Hospitalario de Navarra realiza desde marzo de este año tratamientos quirúrgicos de la lipodistrofia facial asociada a SIDA. Hasta el momento, se han realizado 23 intervenciones, 10 a pacientes navarros y 13 a pacientes procedentes de La Rioja.

Estas actuaciones se enmarcan dentro del proyecto de uso tutelado de dichos tratamientos, como paso previo a su inclusión definitiva en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud.

Así se ha puesto de manifiesto en una rueda de prensa en la que ha participado la consejera de Salud, María Kutz, quien ha hecho un llamamiento a la prevención ante la infección por VIH. Le ha acompañado Antonio Bazán, jefe del Servicio de Cirugía Plástica del CHN, que ha señalado que las técnicas quirúrgicas contra la atrofia facial, uno de los efectos secundarios del tratamiento contra la infección, contribuyen a paliar la estigmatización social que todavía existe contra esta enfermedad.

Navarra es una de las 12 comunidades que participan en este proyecto de uso tutelado, que tiene como finalidad establecer el grado de seguridad, eficacia, efectividad o eficiencia de esta técnica. Este proyecto comenzó el 17 de marzo de 2010 y se realiza con arreglo a un diseño de investigación con una duración de tres años. La inclusión de los pacientes en este uso tutelado exige que se cumplan una serie de criterios clínicos. En los tratamientos, los materiales utilizados según el protocolo, incluyen la grasa autóloga (grasa del propio paciente), materiales no reabsorbibles y materiales lentamente reabsorbibles o reabsorbibles.

Cuando un paciente requiere que se le realice uno de los tratamientos quirúrgicos de lipoatrofia facial asociada a VIH-Sida sometido a uso tutelado en un centro autorizado, es remitido por el facultativo que habitualmente se encarga de la prescripción y seguimiento del tratamiento antirretroviral al centro que realiza las intervenciones para su valoración y posterior cirugía si procede. El seguimiento se realiza en el mismo centro donde se intervino al paciente.