Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 16:50
Lunes, 05 de octubre de 2015, a las 09:24
Cristina Mouriño/ Leire Sopuerta/ Ricardo Martínez/ Lorena Martínez. Madrid
El lema de los ‘cien primeros días de gobierno’ fue acuñado por el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt en 1933. Accedió a la Presidencia tras cuatro años de una dura crisis económica derivada del ‘crack del 29’ y necesitaba actuar, transmitir capacidad de reacción y demostrar eficacia ante los ciudadanos. Por ello, consideró que ese periodo de tiempo era vital.

Desde entonces, los primeros cien días en el gobierno son una referencia para la medición de las intenciones y de la capacidad de gestión de todo mandatario. Un reto aún mayor en el caso de los nuevos representantes políticos, porque deben demostrar que los votantes han tomado la decisión acertada con su elección. Y aunque este tiempo es algo simbólico, ya que no se pueden solucionar grandes problemas ni poner en marcha medidas de calado, sí es importante en la medida que permite construir una primera impresión.

Acceda al reportaje completo

Lea la nueva edición de 'Revista Médica'