16 nov 2018 | Actualizado: 09:20

País Vasco y La Rioja quieren cerrar esta semana el conflicto transfronterizo

El consejero vasco propone reforzar el hospital de Leza para atender a pacientes de la Rioja Alavesa

Viernes, 25 de noviembre de 2011, a las 15:58

Leire Sopuerta Biota. Madrid
El consejero de Sanidad del Gobierno vasco, Rafael Bengoa, ha explicado que se encuentra a la espera de que el Ejecutivo riojano responda a su propuesta para llegar a un acuerdo que permita restablecer la asistencia especializada a pacientes alaveses. “Puede llegar la próxima semana, el lunes o el martes”, ha afirmado durante su intervención en el Pleno del Parlamento vasco, donde ha sido interpelado por PNV y UPyD y preguntado por EA sobre el conflicto sanitario entre el País Vasco y La Rioja.

Los consejeros Nieto y Bengoa, en una de sus últimas reuniones.

Bengoa ha asegurado que “hay margen de maniobra para lograr un entendimiento, siempre que la solución no se lleve al contexto político” y, en este sentido, ha propuesto reforzar el hospital de Leza, en La Rioja Alavesa, para atender a los pacientes de la zona. Tras insistir en que el Gobierno vasco “no va a admitir compensaciones económicas”, Bengoa ha comentado que “tal vez” haya que elevar este asunto al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para debatir sobre posibles fórmulas de compensación.

El máximo representante del Departamento de Sanidad ha lamentado la postura “independentista” del presidente de La Rioja, Pedro Sanz. Y ha remarcado que “debe quedar bien claro que los pacientes están siendo atendidos”.

Asimismo, ha acusado a Sanz de “romper el esquema de solidaridad nacional” y se alegra de que el resto de comunidades gobernadas por el PP “no estén poniendo las fronteras creadas por Sanz”.

También se ha referido al caso de una mujer con el dedo seccionado que tuvo que esperar más de cinco horas a que llegara una ambulancia desde Vitoria para que la trasladara a San Sebastián, donde se encuentra el centro de referencia de microcifugía. Bengoa ha señalado que es un "caso grave" y el servicio vasco de Sanidad está estudiando "por qué no se siguieron los protocolos de transporte en los casos de urgencia".