Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 17:40

PSOE denuncia que el cierre del quirófano de Urgencias del Rosell supone un riesgo para los pacientes operados allí

Rosique pide en una moción a la consejera de Sanidad que los recortes no los haga a costa de las garantías sanitarias de los enfermos

Martes, 10 de enero de 2012, a las 11:45

Redacción. Murcia
La responsable de Sanidad y Política Social del Grupo Parlamentario Socialista, Teresa Rosique ha manifestado que el cierre del quirófano de Urgencias del Rosell supone un riesgo para los pacientes, que de manera programada, son operados allí.

Teresa Rosique, portavoz socialista.

Rosique rechaza, "por irresponsables, las razones dadas por directivos del Servicio Murciano de Salud, justificando el cierre de este servicio por cuestiones de ahorro económico en base al bajo índice de utilización del mismo, olvidándose de las consecuencias que para los enfermos operados en el Rosell pueda tener su cierre".

El escenario que existe en estos momentos en el hospital del Rosell es el siguiente: a fecha de hoy, ya no hay cirujano con presencia física en este hospital a partir de las 15 horas. Tampoco habrá anestesista de guardia, ni equipo de enfermería de urgencia, ya que ha sido trasladado al nuevo hospital de Santa Lucía, según explica el PSOE en nota de prensa.

"Con este escenario será imposible hacer frente a cualquier emergencia en este hospital, debiendo ser derivado el paciente, sea cual sea su estado, a Santa Lucía", advirtió.

Situación inaceptable

El Grupo Parlamentario Socialista califica de "inaceptable" esta situación, ya que las patologías programadas que van a ser intervenidas quirúrgicamente en el Rosell, a partir del 9 de enero, incluyen cirugía laparoscópica, tiroides y otras patologías consideradas menores, tales como hernias y hemorroides.

La diputada indicó que "todas estas patologías son susceptibles de complicaciones postoperatorias consideradas graves, fundamentalmente los sangrados en el postoperatorio inmediato, por lo que requieren un diagnóstico precoz y una reintervención urgente que, en el caso de las tiroides puede ser cuestión de minutos antes de que sea fatal para el paciente".

En su moción Rosique pregunta "¿Qué ocurriría si esa incidencia se produce a partir de las 15 horas, cuando ya no hay cirujano de presencia en el Rosell?" y "¿Cuál será el tiempo de respuesta?, ¿Dará tiempo a trasladar al paciente?".

Asimismo añadió "por si fuese poco lo anterior, que tampoco hay radiólogo de guardia, por lo que será imposible ayudarse de las pruebas de imagen para llegar a un diagnóstico. Y no hablemos de una UCI que funciona con tres camas solamente y con más presencia testimonial que operativa".

La diputada socialista manifestó que "desgraciadamente se ha podido comprobar en el Rosell, en fecha reciente, la importancia que tuvo en el transcurso de una intervención por laparoscopia el tiempo de respuesta en una emergencia y el disponer o no de un equipo entrenado y con el aparataje necesario.

Por todo ello, exigió a la consejera de Sanidad, a través de una moción, la reapertura inmediata del quirófano de Urgencias del Rosell, así como su comparecencia para que explique en la Asamblea sus incumplimientos en relación con los servicios que dijo iba a tener este hospital, una vez que entrara en funcionamiento el de Santa Lucía.