21 nov 2018 | Actualizado: 17:15

PSN, NaBai e I-E muestran su rechazo a la supresión del transporte interhospitalario

Defienden que este servicio lo utiliza gente que “está muy mal”

Lunes, 05 de marzo de 2012, a las 18:27

Redacción. Pamplona
Los portavoces en el Parlamento de Navarra de PSN, Nafarroa Bai e Izquierda-Ezkerra se han mostrado contrarios a la supresión del transporte sanitario interhospitalario, mientras que UPN ha remarcado que "todavía hay que ver" en qué queda esta medida y "cómo acaba el tema".

Adanero (UPN), Zabaleta (Na-Bai), Lizarbe (PSN) y Nuin (I-E).

Después de la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra, Carlos García Adanero, portavoz de UPN, ha destacado que el grupo municipal regionalista en Tudela "también es contrario" a la supresión de este servicio y ha afirmado que "primero hay que ver exactamente la medida porque muchas veces se habla antes de tiempo".

Así, ha remarcado que hay que esperar "a ver cómo queda la medida, en qué condiciones, qué se pone como alternativa, y a partir de ahí intentar dar el mejor servicio". "En eso se está y por lo tanto no hay nada que decir más sobre esta cuestión, ya veremos cómo acaba el tema", ha agregado.

Por su parte, el socialista Juan José Lizarbe ha asegurado que el PSN está en contra de la decisión de Salud de suprimir el transporte interhospitalario y ha defendido que este servicio "es para gente que está muy mal físicamente, con patologías muy dolorosas y pesadas" y que "suele ser utilizado por gente que no anda muy boyante de recursos".

En su opinión, esta supresión "es el tipo de cosas que no hay que hacer" porque a los enfermos "les viene muy bien" y ha remarcado que es una decisión "de la consejera Marta Vera". "Lo ha decidido ella, y ella sabrá con quién lo ha consultado", ha señalado.

En este sentido, por parte de Nafarroa Bai, Patxi Zabaleta ha resaltado que su partido ha presentado una serie de iniciativas relativas al transporte sanitario para que no se suprima este servicio, mientras que José Miguel Nuin, de I-E, ha considerado que se trata de una medida "injusta, lesiva y dañina" para los ciudadanos.