20 nov 2018 | Actualizado: 21:40

Protestas contra los recortes

600 profesionales del Candelaria censuraron las medidas

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Los manifestantes criticaron los presupuestos.

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
Alrededor de 600 médicos y enfermeros del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC), convocados por Cemsatse, se concentraron frente al Edificio de Traumatología para censurar los "abusos" que ha cometido la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, toda vez que para el próximo año prevé un recorte presupuestario de un 300 por ciento por encima de la media nacional.

El portavoz de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos en Tenerife, Ernesto Real ha señalado que esta concentración está motivada por los recortes que se van a producir en 2011 en la sanidad pública canaria, además de por una serie de medidas que acompañan a esta merma presupuestaria que calificó de "alarmante".

Así, indicó el portavoz, el recorte que se producirá el próximo año en la sanidad pública canaria "estará cerca del 12 por ciento, casi un 300 por ciento más que la media nacional, cuyo recorte está en torno al 4,2 por ciento, todo un abuso que refleja que al Gobierno de Canarias le importa menos la salud de los canarios". Con respecto a otras comunidades autónomas, Ernesto Real ha incidido en que Canarias "está a la cola" en materia sanitaria desde "hace muchos años", y pese a que admitió que se han conseguido algunas mejoras, la ex consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Mercedes Roldós, "ha dejado como despedida una serie de medidas con estos recortes".

Entre ellas, está el tema de las plantillas. Así, si ya de por sí existe una plantilla "deficitaria", tal y como expuso el portavoz de CESM-Tenerife, "no puede ser que la Consejería diga ahora que no se van a contratar a interinos y a sustitutos". "Aplicar esta medida supondrá que la sobrecarga que los médicos y enfermeros están sufriendo diariamente se va a incrementar muchísimos", advirtió.

Para Real, "las medidas de recorte, a diferencia de lo que piensa la Consejería, no van a suponer un ahorro; al contrario, van a significar un mayor gasto porque los médicos más sobresaturados, sobre todo en Atención Primaria y en Urgencias, van a derrochar más en medicamentos; van a pedir más pruebas complementarias; y van a derivar a los pacientes a otros servicios".

Este tipo de medidas, agregó, provocarán también la masificación de los servicios de Urgencias, dado que los enfermos, al no poder conseguir cita con su médico de cabecera, buscan una salida por otro lado, incluso, yendo a la sanidad privada si tienen esa posibilidad, lo que implica una privatización de las consultas. "Por tanto, todo esto no es más que una contradicción del Gobierno de Canarias, ya que si por un lado decía que “no pasaba nada”, por otro anunciaba estos tijeretazos en la sanidad pública canaria, que nos parecen vergonzosos", remarcó Ernesto Real.