Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

Profabi considera inasumibles las condiciones de los farmacéuticos vizcaínos

Asegura que las demandas son exageradas tenido en la actual coyuntura económica

Domingo, 13 de marzo de 2011, a las 11:34

Redacción. Vizcaya
La Asociación Profesional de Oficinas de Farmacia de Vizcaya (Profarbi) ha advertido a la Agrupación de Farmacéuticos Regentes, Adjuntos, Sustitutos y Sin Ejercicio de Vizcaya (Afrasebi) de que sus "pretensiones" para la negociación del convenio son "exageradas", especialmente, en "la coyuntura económica actual".

Profarbi considera inaceptable la propuesta de Afrasebi.

En un comunicado, la patronal de farmacia de Vizcaya ha calificado de "exageradas" las demandas de reducción de horas, "teniendo ya que en el convenio estatal", y el aumento salarial de tres puntos sobre el IPC.

"Son condiciones totalmente inasumibles para la farmacia vizcaína, y más teniendo en cuenta que el convenio provincial actual ya mejora en más de un 20% al estatal y al de otras provincias. Hay que tener en cuenta que el convenio estatal rige en comunidades autónomas como Madrid, en la que la vida es igual o más cara que en el País Vasco", ha puntualizado.

Además, ha recordado que el País Vasco es la comunidad autónoma con más farmacéuticos por farmacia, como consecuencia del decreto de Recursos Humanos del País Vasco, "por lo que los adjuntos juegan la baza de la obligatoriedad de contratación para tener muchos más incentivos y ventajas sociales, sin tener en cuenta la productividad, de lo que no quieren ni oír hablar".

Profarbi se ha mostrado partidario de que "todos arrimemos el hombro en estos tiempos de crisis, decretazos y recortes", para que la farmacia y los farmacéuticos "sigan demostrando el prestigio y la calidad que la sociedad nos demanda". "El 90% de las farmacias son adquiridas por baremo de méritos y previa hipoteca, y todos hacemos frente a un incremento exponencial de los gastos básicos y una bajada de más del 20% de los ingresos", ha dicho.

Además, ha advertido de que "lo que se consigue con amenazas es desconfianza, desunión y demostrar que no les importa el modelo farmacéutico, en peligro hoy en día por la viabilidad económica de las farmacias".