20 nov 2018 | Actualizado: 13:00

Primeras consultas hospitalarias para abandonar el cigarrillo electrónico

Más de la mitad de los adictos al tabaco en el centro logra mantenerse sin fumar

Jueves, 29 de mayo de 2014, a las 16:15
Redacción. Barcelona                   
Los fumadores de cigarrillos electrónicos no se libran de acudir a la consulta médica para abandonar su adicción. En el Hospital de Bellvitge –uno de los ocho integrados en el Instituto Catalán de la Salud (ICS)– por primera vez este año se ha atendido a pacientes adictos a esta nueva forma de fumar que, de forma paradójica, se adopta para abandonar el hábito.

“Durante este año nos han llegado las primeras siete consultas de personas que fuman exclusivamente cigarrillos electrónicos, los cuales siguen el mismo tratamiento que las personas fumadoras de tabaco estándar”, ha explicado Josep M. Ramón, jefe del Servicio de Medicina Preventiva del centro hospitalario.

Alfredo García, director gerente del Hospital de Bellvitge.

“Las personas fumadoras frecuentan el 33 por ciento más al médico de cabecera y tienen una tasa de hospitalización cuatro puntos superior que los no fumadores”, ha asegurado Ramón. El hospital recibió durante el año 2013 alrededor de 500 nuevas visitas para dejar de fumar, datos similares a los de años anteriores, a las que ahora se suma un nuevo perfil de casos aparecidos, los de aquellas personas que solicitan ayuda para dejar de fumar cigarrillos electrónicos.

Con motivo de la celebración del Día Mundial Sin Tabaco, el próximo sábado 31 de mayo, el Hospital Universitario de Bellvitge habilitará, entre el 28 y el 30 de mayo, un punto informativo en la entrada del edificio de consultas externas donde informará a los usuarios y acompañantes de los beneficios de dejar de fumar y se realizarán espirometrías y pruebas de medición del nivel de monóxido de carbono exhalado. Asimismo, se ofrecerá también la posibilidad de recibir ayuda médica para abandonar el hábito tabáquico.

Además, durante toda la semana se realizarán diferentes iniciativas en el Hospital de Viladecans y los CAP de Costa de Ponent para advertir sobre los riesgos de fumar e incentivar el tratamiento contra el tabaquismo.

El Hospital de Bellvitge trata en la actualidad alrededor del 80 por ciento de pacientes que quieren dejar de fumar con la ayuda de las nuevas tecnologías. Entre estos, en la mayoría de casos se combinan las consultas presenciales con las consultas telefónicas y/o vía web, y en un grupo reducido la terapia se realiza exclusivamente mediante la web. “En un estudio multicéntrico coordinado por el hospital se demostró que las nuevas tecnologías mejoran la eficiencia del tratamiento para dejar de fumar", ha puntualizado Ramón. El 53 por ciento de los pacientes atendidos en el hospital se mantienen sin fumar al cabo de un año de haber iniciado el tratamiento.

El Hospital de Bellvitge fue uno de los primeros centros en utilizar las nuevas tecnologías en el tratamiento del tabaquismo con la puesta en marcha de la web tabaquisme.cat. Su Unidad de Deshabituación Tabáquica está en funcionamiento desde el año 1993 y es un referente en su campo en Cataluña. Atiende cada año entre 450 y 500 nuevos fumadores, a los que dedica una media de entre 4 y 5 consultas de seguimiento. El tratamiento consiste en una prescripción individualizada, un estrecho seguimiento de las personas en tratamiento, especialmente durante los tres primeros meses, y una intervención sobre las conductas y los hábitos paralelos a la intervención farmacológica.

Primera causa de muerte prevenible

El tabaquismo representa la primera causa de enfermedad, discapacidad y muerte que se puede prevenir. El 10 por ciento de las muertes en adultos se relacionan de forma directa con el tabaco, ya que su consumo es la principal causa de más de 25 patologías graves. Un hábito que se convierte en enfermedad crónica y que en la mayoría de casos necesita tratamiento médico para conseguir que la deshabituación sea un éxito.