Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

Prevenir la pancreatitis tras CPRE con ‘stents’ es coste-efectivo

El nuevo dispositivo Advanix se adapta a la anatomía pancreática y presenta una visibilidad radiológica mejorada

Lunes, 22 de diciembre de 2014, a las 21:43
Redacción. Madrid
Boston Scientific ha lanzado recientemente al mercado el stent Advanix, que aporta ventajas importantes respecto a las prótesis utilizadas hasta la fecha. Juan Vila, jefe de la Sección Pancreaticobiliar del Complejo Hospitalario de Navarra, destaca, sobre todo, la adaptabilidad a la anatomía pancreática del dispositivo, gracias al material con el que está construido, algo fundamental para evitar perforación del conducto pancreático; y una visibilidad radiológica mejorada que cuenta con una marca radiopaca, lo que facilita una colocación precisa.

Juan Vila, jefe de la Sección Pancreaticobiliar del Complejo Hospitalario de Navarra.

Vila es el especialista que más experiencia tiene con este nuevo dispositivo en España y subraya, también, la utilidad del posicionador que permite introducir la prótesis dentro del páncreas de forma más sencilla. Otra ventaja añadida es el calibre del stent Advanix profiláctico –en concreto, de 1,35 milímetros– y su única pestaña externa, que facilita que sea la propia prótesis la que se caiga unas horas después de haber sido colocada, evitando así una nueva intervención para retirarla. 

Los stents pancreáticos se utilizan tanto para el tratamiento de la pancreatitis (aguda y crónica), como para prevenir la aparición de esta afección después de una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE). “Está demostrado que colocar una prótesis de páncreas durante una CPRE puede llegar a disminuir el riesgo de pancreatitis tras la prueba en hasta un 75 por ciento de los casos”, señala el jefe de la Sección Pancreaticobiliar del Complejo Hospitalario de Navarra.

Una prevención coste-efectiva

“El stent es coste-efectivo desde el momento en que previene significativamente la pancreatitis”, afirma Vila. Según el especialista, el coste del dispositivo ronda los 200 euros, mientras que una pancreatitis post CPRE –que ocurre, aproximadamente, en el cinco por ciento de los casos– supone muchos ingresos prolongados (de entre cinco y siete días) al año, por lo que “el ahorro es importante, ya que cada día de ingreso cuesta entre 300 y 500 euros, sin contar otras complicaciones y costes indirectos”.