Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05

Profesionales piden un espacio sanitario europeo común

Rodríguez Sendín, Lamata y Llamazares apoyan la iniciativa de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública y su equivalente internacional

Lunes, 21 de febrero de 2011, a las 18:29
Redacción. Madrid
Proponer los principios en los que debe basarse una futura política sanitaria europea que permita garantizar a todos los ciudadanos europeos, con independencia del país en el que residan, una asistencia equitativa y de calidad. Este es el objetivo de la Carta del Derecho a la Salud de los Ciudadanos de la UE, elaborada por la Asociación Internacional de Política de Salud (IAHP, en inglés) y la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp).

Llamazares, Lamata y Rodríguez Sendín acompañaron a Sánchez Bayle en la presentación.

Este documento ha sido presentado por el secretario de la FADSP, Marciano Sánchez Bayle, quien contó con el respaldo del presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín; el consejero de Salud y Bienestar Social de Castilla-La Mancha, Fernando Lamata, y el presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, Gaspar Llamazares. También asistieron al acto Jean Pierre Unger, profesor del Departamento de Salud Pública del Instituto de Medicina Tropical y Salud Pública Príncipe Leopoldo en Amberes, Bélgica; y Elvira Foteva, responsable del manejo de los fondos europeos en el Ministerio de Salud Pública de Bulgaria.

La Carta del Derecho a la Salud fue elaborada en el último trimestre de 2010 durante un encuentro celebrado en Bruselas con profesionales y asociaciones de la sanidad de países como Reino Unido, Portugal, Italia, Francia, Alemania o Grecia.

Asistencia universal y formación común

Entre sus puntos clave figura el derecho al "acceso universal y equitativo a los servicios de salud para todos los ciudadanos, lo que supone la financiación pública"; la existencia de un aseguramiento "único y público" o la oferta de unas prestaciones sanitarias "homogéneas, coordinadas y basadas en la cooperación". Asimismo, apuesta por que la UE se dote "de un sistema de información sanitaria común y homogéneo"; de una estrategia de formación común que asegure "recursos suficientes y asistencia de calidad", y de un plan de investigación en salud que evite "desigualdades o fuga de cerebros hacia otros países más desarrollados".

Además, reclama una política farmacéutica "que evite el gasto innecesario" y fondos europeos "para desarrollar estrategias de investigación dirigidas a problemas y necesidades de salud no rentables para el sector privado", definiendo "estrategias de suministro y fabricación de vacunas y antivirales". En esta linea, piden "reforzar la función de Salud Pública de la UE" para futuras pandemias.

Lamata: "Los golpes de mercado pueden mover al SNS"

Lamata expresó su apoyo a esta iniciativa porque considera esencial la puesta en marcha de políticas sanitarias comunes en toda la UE, algo que, a su juicio, han puesto de manifiesto la gripe A, una situación en la que la descoordinación entre países dio lugar a un debate "nocivo" e "intolerable". "Debemos corregir esta situación porque nos va la vida en ello", acota. Asimismo, la crisis económica ha hecho visible la necesidad de políticas sanitarias comunes, porque "pensábamos, por ejemplo, que el sistema de sanidad español era sólido, pero ahora sabemos que los golpes del mercado lo pueden mover", como se observa en la bajada de sueldos a los profesionales de la sanidad, una medida inédita en los últimos 30 años. "La crisis económica no se ha llevado por delante el modelo social por los pelos (...) por eso es importante construir estructuras europeas fuertes", concluye.