Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00

Policlínica Gipuzkoa incorpora una técnica que podría sustituir a los anticoagulantes orales

Consiste en el cierre de la orejuela izquierda del corazón con un dispositivo oclusor

Miércoles, 24 de abril de 2013, a las 13:56

Redacción. San Sebastián
El Servicio de Hemodinámica de Policlínica Gipuzkoa ha comenzado a aplicar, por primera vez en el País Vasco, una novedosa técnica destinada al tratamiento de enfermos con fibrilación auricular. Se trata de una intervención de para cerrar la orejuela izquierda del corazón, que podría derivar en el abandono, de por vida, del uso de un anticoagulante oral.

Para proceder al cierre de la orejuela se utiliza un dispositivo oclusor. El procedimiento, que se realiza en un par de horas, podría liberar para siempre a los enfermos con fibrilación auricular de la esclavitud de tomar el Sintrom. Los riesgos al implantar este nuevo dispositivo no son muy grandes y van disminuyendo a medida que se adquiere más experiencia en su implantación.

La primera intervención de estas características de Euskadi se realizó el pasado jueves, 18 de abril, por parte del Servicio de Hemodinámica de Policlínica Gipuzkoa. El paciente, un hombre de 66 años que presentaba un angioma hepático de gran tamaño, comenzó hace unos meses a presentar palpitaciones y se le detecto una arritmia completa por fibrilacion auricular que era necesario anticoagular.

Por el riesgo de sangrado de su angioma hepático se decidió realizar un cierre percutáneo de la orejuela izquerda. El paciente evoluciono favorablemente  y en menos de 48 horas  recibió el alta hospitalaria.

Las ventajas que aporta esta intervención son varias, según informan los especialistas. “Con el dispositivo se previenen accidentes cerebro-vasculares embólicos, es decir, la reducción del flujo sanguíneo a las arterias cerebrales, causados por los émbolos originados por trombos situados en la orejuela auricular izquierda. Asimismo, esta novedosa técnica permite la supresión del tratamiento antitrombótico, con lo que se evita el riesgo hemorrágico asociado al uso a largo plazo de este tipo de fármacos”, ha explicado Mariano Larman, Jefe de Servicio de Hemodinámica de Policlínica Gipuzkoa.

La gran bondad de esta nueva técnica es la esperanza que aporta a los miles de personas anticoaguladas en el mundo, que podrían sustituir su tratamiento con Sintrom por esta pequeña intervención que se realiza por vía hemodinámica en apenas dos horas.

En España, Sintrom es hoy en día el fármaco anticoagulante más prescrito por el colectivo médico. Aproximadamente hay 800.000 pacientes anticoagulados, lo que supone entre un 1,5 y 2% de la población española. Pacientes que se podrán beneficiar de esta nueva técnica para decir adiós a la pastilla que les acompaña cada día.