Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 10:50

Poch: “La Academia es una reserva de prestigio para la Medicina española”

Gonzalo Piédrola Angulo recibe la placa de académico sénior y el Premio de la RANM 2014

Viernes, 16 de enero de 2015, a las 16:26
Redacción. Madrid
“La Academia es una reserva de prestigio para la Medicina española y se va a trabajar para que lo siga siendo”. Estas palabras las ha pronunciado el presidente de la Real Academia de Medicina (RANM), Joaquín Poch, durante la ceremonia de inauguración del nuevo año académico.

Joaquín Poch, presidente de la RANM.

Poch ha destacado la gran actividad desempeñada por su institución a lo largo de 2014, al tiempo que ha mostrado su confianza en que se mantenga este curso, aumentando la investigación y la docencia. “Contamos con el apoyo y dedicación de todos los académicos para impulsar los proyectos ya en marcha y otros nuevos, así como para buscar vías de trabajo en pro de la excelencia científica”, ha subrayado el máximo responsable de la RANM.

En la apertura oficial del nuevo curso académico también se ha entregado la placa de académico sénior al profesor Gonzalo Piédrola Angulo y el Premio de la Academia 2014, que conlleva la designación como académico correspondiente.

En otro orden de cosas, el secretario general de la RANM, Luis Pablo Rodríguez Rodríguez, ha resaltado en una conferencia la importancia del proceso genético y epigenético para alcanzar el momento de sentarse de forma autónoma por primera vez. De esta manera, ha puesto de manifiesto los casos de nacimientos prematuros o de niños con bajo peso ya que “estas situaciones tienen una gran prevalencia en la actualidad y es un proceso fundamental en el desarrollo para alcanzar la posición sedente”.

Respecto a la escoliosis o la desviación de la columna vertebral, el académico también ha desmentido antiguas tesis que acusaban a la incorrecta forma de sentarse como la principal causa de las alteraciones en la columna. “Son creencias que se dieron por ciertas desde el siglo XVI hasta que se descubrió que los motivos por los que la espalda se puede curvar hacia un lado son múltiples y complejos”, ha dicho Rodríguez.