Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 18:10

Piden la dimisión de Llombart por conflicto de intereses en el ‘caso IVO’

Compromís denuncia que a esta empresa se le dio “un cheque en blanco”

Sábado, 01 de febrero de 2014, a las 12:07
Redacción. Valencia
El portavoz de Compromís, Enric Morera, ha pedido la dimisión del consejero de Sanidad, Manuel Llombart, por la existencia de un conflicto de intereses entre la Generalitat y el Instituto Valenciano de Oncología (IVO), del que era director cuando se inició el proceso judicial que vive el centro, en octubre de 2012.

Enric Morera y Manuel Llombart.

El Juzgado de lo Contencioso- Administrativo número 6 de Valencia ha condenado a la Consejería de Sanidad a abonar al Instituto Valenciano de Oncología (IVO) unos 5,5 millones de euros por la atención a pacientes derivados por hospitales de gestión privada, así como por intereses de demora.

En una sentencia, hecha pública por Compromís, se estima el recurso interpuesto por el IVO contra la desestimación, por silencio administrativo, de la reclamación del pago de 5,5 millones por servicios prestados y no pagados a pacientes que provienen de departamentos gestionados indirectamente en 2009, 2010 y 2011.

Desde la consejería se asegura que la demanda fue interpuesta por el IVO "dentro del libre ejercicio de sus derechos".

Ante esta sentencia, Sanidad actuará "de acuerdo a lo que determine la Abogacía de la Generalitat para salvaguardar sus intereses, como lo haría en cualquier otro caso".

Según los fundamentos jurídicos, en un primer momento la consejería asumió el pago de los servicios prestados por el IVO a los pacientes de departamentos gestionados indirectamente por concesionarios privados, pero a partir de un determinados momento, solicitó al IVO que remitiera las facturas a los concesionarios.

La consejería considera que no le es imputable el pago de todas las facturas reclamadas, y afirma que en aquellos pacientes que han sido derivados por la mercantil concesionaria del servicio público de sanidad, el IVO deberá exigir el pago a dicha concesionaria y no a la Administración.

La sentencia señala que, según consta en el contrato firmado en 2011, el objeto del mismo consiste en "la contratación de la asistencia sanitaria a enfermos de carácter principalmente oncológico beneficiarios de la cobertura asistencial con cargo a la Consejería de Sanidad y pertenecientes a las tres provincias de la Comunidad".

Asimismo, reconoce que de los distintos sistemas de acceso de los pacientes al IVO, la Administración únicamente niega el pago de aquellas facturas que corresponde a pacientes derivados de departamentos sanitarios en régimen de concesión administrativa.

Sin embargo, indica que el IVO no ha celebrado con las mercantiles concesionarias contrato o concierto alguno para la prestación de la mencionada asistencia sanitaria, por lo que en modo alguno podrá exigirles dicho pago.

En este sentido, condena a la consejería a pagar 4.719.332 euros de principal más 627.888 euros de intereses de demora, a los que se añaden 148.945 euros por intereses de facturas pagadas entre la interposición del recurso y la formalización de la demanda, más los intereses de demora que se vayan devegando hasta el pago total del principal.

La consejería debe abonar también 1.000 euros de costes de cobro, y 1.500 por las costas procesales causadas en esta instancia, según la sentencia, contra la que cabe interponer recurso de apelación en el plazo de 15 días y tras depositar 50 euros en la cuenta de consignaciones del juzgado 50 euros.

Enric Morera ha defendido que las concesionarias deben hacerse cargo de los tratamientos de los pacientes que remiten al IVO, pues de otro modo, ha dicho en un comunicado, "enviarían a todos los enfermos a este centro para ahorrar las empresas costes".

Además, ha considerado que el convenio entre la Generalitat y el IVO es "un cheque en blanco" y "no tiene control" y ha acusado a la Administración de "no haber puesto mucho interés al defender los intereses generales".

El portavoz de Compromís ha dudado también de la legalidad del nombramiento de Llombart como conseller pues, según ha señalado, "encabezó contenciosos contra la misma Generalitat" que, además, tiene que resolver él.

A su juicio, se trata de "un caso más de incompatibilidades y de la terrible confusión que tiene el PP entre lo público y lo privado".


ENLACE RELACIONADO:


'REVISTA MÉDICA' / Llombart, un año perdido para la sanidad valenciana