Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

No existen evidencias de los beneficios del copago

Gaspar Llamazares: “Supondría romper la universalidad del Sistema”

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Enrique Pita. Madrid
“No existen evidencias de que el copago sirva para mejorar un sistema sanitario, y, por el contrario, sí las hay de que empeora la salud de ciertos grupos poblacionales”, por lo que la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria se muestra "contraria" a la aplicación del copago, según ha expresado el tesorero de Semfyc, Pascual Solanas, coordinador del informe “Copago. Conclusiones desde la evidencia científica” puesto en marcha por esta sociedad, en un foro de debate organizado por la propia Semfyc y la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS).

De izquierda a derecha, el director ejecutivo de la Federación Española de Economía Aplicada, Pablo Vázquez; el director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, Antonio Alemany; el vicepresidente primero de ANIS, Sergio Alonso; el presidente de Semfyc, Josep Basora; el diputado socialista y miembro de la Comsión de Sanidad del Congreso, Alberto Fidalgo; el presidente de la Comisión de Sanidad y diputado de IU, Gaspar Llamazares; y el coautor del informe y tesorero de Semfyc, Pascual Solanas.

Tal y como ha señalado Solanas, el debate sobre la sostenibilidad del sistema sanitario público sitúa al copago, de manera cíclica, como uno de los asuntos más candentes de la actualidad. Con el objetivo de responder a este debate, Semfyc y Anis han reunido al presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso, Gaspar Llamazares, al diputado socialista y miembro de la Comisión, Alberto Fidalgo, al director ejecutivo de la Federación Española de Economía Aplicada (Fedea), Pablo Vázquez, y al director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, Antonio Alemany.

Como punto de partida, el informe de Semfyc aporta luces y sombras sobre el copago. Así, evidencia que, en efecto, se observa una leve disminución de la utilización de los servicios sanitarios, si bien “no se mantiene al cabo de un año”, y, en cambio, hay indicios de perjuicios en la salud y en la equidad de la atención sanitaria. Además, según señaló Solanas, para poder aplicar el copago, es necesario poner en marcha una estructura que, en definitiva, anula el efecto recaudatorio. Por tanto, la conclusión es que no hay un ahorro global, no contiene el gasto del sistema.

Lea la noticia completa