Redacción Médica
18 de octubre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 21:00

A País Vasco no le gusta la tarjeta sanitaria única

La normativa “es tan exhaustiva, tan detallada y tan pormenorizada, que no deja margen alguno a las comunidades autónomas competentes en el ámbito de la sanidad”, aseguran

Martes, 19 de noviembre de 2013, a las 12:53

Redacción. Bilbao
El Gobierno vasco ha presentado un requerimiento al Ejecutivo central para que retire la regulación que ha establecido en relación con la tarjeta individual sanitaria, su diseño y contenido, porque "no deja margen" a las comunidades autónomas para "atender sus necesidades de servicio operativo y organizativo", según ha informado el portavoz del Ejecutivo vasco, Josu Erkoreka, en la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno.

Josu Erkoreka.

En concreto, ha acordado recurrir la tarjeta sanitaria individual al considerar que su regulación "impide atender a las necesidades organizativas de las comunidades autónomas", entre las que ha destacado la obligación de utilizar impresos bilingües por parte de los poderes públicos como establece la Ley vasca de normalización de uso del Euskera.

El Consejo de Gobierno ha autorizado la presentación de requerimiento al Gobierno del Estado en relación con el Real Decreto 702/2013, de 30 de septiembre, por el que se modifica el real Decreto 183/2004, de 30 de enero, por el que se regula la tarjeta sanitaria individual.

Según ha explicado, este Real Decreto modifica la regulación de los datos a incluir en la tarjeta individual sanitaria, así como las características técnicas de la misma "imposibilitando el correcto desarrollo de las necesidades operativas y organizativas" por parte de la administración sanitaria de la Comunidad Autónoma de Euskadi, competente para la emisión de la tarjeta individual sanitaria.

En este sentido, ha asegurado que, por ejemplo, el Gobierno central "ignora" el artículo 13 de la Ley 10/1982, de 24 de noviembre, básica de normalización del uso del Euskera que establece que "los impresos o modelos oficiales que hayan de utilizarse por los poderes públicos en la Comunidad Autónoma del País Vasco deberán estar redactados en forma bilingüe".

El Gobierno vasco ha considerado que el Gobierno central "excede su ámbito competencial en materia sanitaria" con un despliegue "exorbitante" en lo que se refiere a la distribución de competencias entre el Estado y las comunidades autónomas. Finalmente, ha advertido de que en caso de que este requerimiento no sea atendido o sea rechazado, el Gobierno vasco interpondrá recurso contencioso-administrativo frente al citado Real Decreto 702/2013, de 30 de septiembre.

Erkoreka: “No deja margen”

Según Erkoreka, se trata de "una regulación que es tan exhaustiva, tan detallada y tan pormenorizada, que no deja margen alguno a las comunidades autónomas competentes en el ámbito de la salud y de la sanidad, para atender en ellas nuestras necesidades de servicio operativo y organizativo".

Erkoreka ha señalado que "la normativa es tan agotadora de lo que cabe establecer en una tarjeta de carácter sanitario que el margen que se deja a las comunidades autónomas y el margen que se permite para la incorporación de nuevos datos e informaciones, incluso para la formulación de las traducciones en euskera, en la lengua autonómica cooficial correspondiente de las consignaciones que son de preceptiva aparición en la tarjeta, son menores las posibilidades que ofrecen las comunidades autónomas que incluso las que aparecen en el propio DNI".