15 nov 2018 | Actualizado: 21:10

Page creará una oficina del Defensor del Paciente

Dicho organismo sería independiente del Gobierno y servirá para canalizar las quejas de los usuarios de la sanidad castellanomanchega

Domingo, 18 de enero de 2015, a las 13:49
Redacción. Toledo
El secretario regional del PSOE y candidato a la Presidencia de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado su intención de crear una oficina regional del Defensor del Paciente si gana las elecciones.

García-Page.

Dicho organismo, que sería "independiente del Gobierno", serviría no solo para canalizar las quejas de los usuarios de la Sanidad. También sería útil "para que los ciudadanos no se tengan que fiar necesariamente de lo que les diga el Gobierno", ha informado el PSOE en nota de prensa.

García-Page se pronunciaba de esta manera en una entrevista concedida al medio digital 'La Cerca'. En ella ha asegurado que para recuperar el sistema sanitario público "del que nos sentíamos orgullosos en Castilla-La Mancha", lo primero que hay que hacer, a su juicio, "es que el Gobierno deje de mentir".

Ha señalado que es asombroso "cómo Cospedal y Echániz están todos los días diciendo que las listas de espera están bajando en Castilla-La Mancha, o que la Sanidad está mejor que hace tres años, cuando eso es una mentira clamorosa".
"No hay más que pasearse por cualquier calle de Madrid para ver a las ambulancias de Castilla-La Mancha en procesión porque derivan a los pacientes a clínicas privadas mientras permanecen plantas de hospitales cerradas y despiden a profesionales de la sanidad pública", ha señalado.

Para eso, "para evitar que el Gobierno mienta con descaro a los ciudadanos, serviría", en su opinión, creará oficina regional del Defensor del Paciente si sale elegido presidente de Castilla-La Mancha.

Del mismo modo, ha indicado que la segunda cuestión que hay que abordar para recuperar la sanidad pública "es desterrar el concepto de negocio de la salud". En este sentido, ponía como ejemplo lo que ha ocurrido con las obras del futuro Hospital de Toledo. "Paró las obras que estaban en marcha. Y cuatro años después, saca la obra, con gran parte de los servicios privatizados, y encima, 600 millones de euros más caro que el anterior, 500 millones de beneficio para una empresa. Ese modelo es ruinoso, para la salud y el bolsillo de todos", ha concluido.