17 dic 2018 | Actualizado: 15:00
vie 21 junio 2013. 12.32H

Redacción. Barcelona
El director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Josep Maria Padrosa, ha augurado este viernes que la Oficina Antifraude de Catalunya (OAC) verá su relación con la empresa privada "totalmente reglamentaria", a pesar de que ha reconocido que mantenía su cargo como apoderado.

Josep Maria Padrosa.

En declaraciones a Catalunya Radio recogidas por Europa Press, Padrosa ha asumido que tuvo que firmar contratos con las empresas agrupadas en torno a Corporación Fisiogestión --'holding' del que fue director general antes de acceder al CatSalut--, aunque ha señalado que el concurso público databa de 2006.

El director del organismo encargado de contratar la actividad sanitaria de todos los centros catalanes --en 2012 el CatSalut tuvo un presupuesto de 8.506 millones de euros y destinó 14 millones a las empresas en que Padrosa mantenía su cargo de apoderado-- ha recordado su disposición a comparecer en el Parlament junto con el conseller de Salut de la Generalitat, Boi Ruiz, y ha insistido en que desconocía que la empresa no le había dado de baja.

Las empresas, ha explicado Padrosa, han presentado un acta notarial en la que notifican --tal y como aseguraron en un comunicado-- que es política de la empresa mantener a los exdirectivos como apoderados cuando abandonan el cargo, aunque dichos poderes "no se han utilizado en ningún momento".

El director del CatSalut, que también ha señalado que es "lógico" que en 2012 se volviera a generar el concurso público con Corporación Fisiogestión al finalizar los seis años del anterior, ha asegurado que solicitó a Ruiz no participar en la firma del nuevo concurso, por lo que se quedó al margen, a pesar de que la ley le pemitía hacerlo, ha dicho.

"Tenemos que estar acostumbrados a tener las cosas pulidas y arregladas", ha asumido Padrosa, independientemente de quien tuviera la responsabilidad de darle de baja como apoderado, en una entrevista en la que ha subrayado su tranquilidad desde el punto de vista profesional.

"En este momento en que estamos todos bajo sospecha, en el que se nos vigila todo, cuanto más arregladas estén las cosas mucho mejor", ha insistido, además de insinuar que las informaciones aparecidas persiguen el objetivo de cuestionar la organización del sistema sanitario catalán, basado en la concertación de servicios y en una fuerte presencia del mundo local y asociaciones de base.

Preguntado directamente sobre si había utilizado su posición en el CatSalut para beneficiar a sus antiguas empresas, Padrosa ha subrayado que "en absoluto" se le ha pasado por la cabeza.