16 nov 2018 | Actualizado: 14:50

Padrós critica la ‘marea blanca’ y la búsqueda de conflicto en Madrid

Asegura: “No saldré ni alentaré pancartas, ni conflictos”

Lunes, 24 de febrero de 2014, a las 13:45

Jaume Padrós.

Redacción. Barcelona
El nuevo presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, se ha declarado "en contra" de la ‘marea blanca’ de Madrid y ha criticado la búsqueda del conflicto en el sistema sanitario.

"Yo no saldré, ni alentaré pancartas, ni conflictos", ha aseverado el sustituto de Miquel Vilardell, quien ha subrayado que el papel de la institución que preside será el de mediar para evitar conflictos y fomentar el diálogo.

Padrós, exdiputado de CiU en el Parlament entre 1988 y 1995, ha asegurado que en el caso de la sanidad madrileña ha primado "el enfrentamiento y la judialización", lo que ha conducido a la dimisión del consejero Javier Fernández-Lasquetty y al desgobierno más absoluto.

El resultado de la marea blanca, a su entender, ha sido la parálisis y el inmovilismo, lo que también lleva a la incertidumbre: "Estoy en contra del procedimiento del conflicto", ha abundado, una estrategia que en el caso de Cataluña tiene como paradigma al Hospital Sant Pau de Barcelona, actualmente en los tribunales con una decena de imputados por diferentes irregularidades.

A pesar de ello, ha marcado diferencias entre la sanidad catalana y madrileña, afirmando que "no tienen nada que ver", no solo porque en Cataluña la mayoría de los profesionales son laborales y no estatutarios, sino por la existencia de una cultura del pacto y la negociación.

Padrós, que ha recordado que de los cerca de 70 hospitales en Cataluña solo 6 son de titularidad y organización cien por cien pública, ha considerado que el origen de los centros a partir de organizaciones no gubernamentales, fundaciones e Iglesia hacen que el sistema también tenga un "elemento identitario".

"Dudo que en Madrid haya una afección por parte de los ciudadanos como en Cataluña hay por el sistema sanitario", ha insistido, además de destacar que el colegio de médicos madrileños atraviesa un gran conflicto, sin liderazgo ni interlocutores válidos con el gobierno regional, cuando una institución de estas características no debería comportarse como un sindicato, ha precisado.

ENLACES RELACIONADOS:

Copagos o reducir la cartera de servicios, fórmulas de Padrós para conservar la excelencia (23/02/2014)