Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Sábado, 15 de noviembre de 2014, a las 19:03
Redacción. Madrid
“La atención sociosanitaria de los niños prematuros es fundamental no solo en los primeros meses de vida, sino durante los primeros años”. Esta es una de las principales reivindicaciones que han formulado los responsables de la Asociación de Padres de Niños Prematuros (Aprem) en un acto celebrado en el Hospital La Paz, de Madrid.

Sofía Salas, neonatóloga de La Paz; Javier Cobas, subdirector gerente de La Paz; Félix Omeñaca, jefe de Servicio de Neonatología de La Paz, y Ramona Pozuelo, presidenta de Aprem.

"Los neonatos prematuros tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud que aquellos que nacen a término", han expresado desde el colectivo de afectados, quienes han señalado que el grado de prematuridad repercute en un mayor riesgo de complicaciones graves como  parálisis cerebral, déficits sensoriales, enfermedades crónicas o de padecer infecciones respiratorias agudas, especialmente la bronquiolitis causada por el virus respiratorio sincitial.

Con el objetivo de concienciar sobre el problema de salud pública que supone el incremento de nacimientos prematuros, la asociación ha celebrado el Día Mundial de la Prematuridad en el Hospital Universitario La Paz con un acto abierto al público en el que han participado el exjugador de baloncesto Juanma López Iturriaga, numerosos profesionales del ámbito sanitario y socioeducativo, así como familias de prematuros.

Reconocimiento a Sofía Salas

En esta cita, Aprem ha premiado con el Segundo Patuco de Honor a Sofía Salas, neonatóloga de La Paz. Ramona Pozuelo, responsable del colectivo, ha reconocido a Salas "su labor de intensa dedicación al seguimiento de la salud de los bebés prematuros y el apoyo a las Asociaciones de Padres".

Javier Cobas Gamallo y Félix Omeñaca, subdirector gerente del Hospital Materno-Infantil de La Paz y jefe de servicio de Neonatología de La Paz, respectivamente, han alabado la labor de la asociación que, desde su fundación en 1999, ayuda a los niños prematuros a que puedan desarrollar todo su potencial a través de la atención a las familias y las escuelas de padres en los hospitales. La celebración, un año más, ha culminado con una suelta de globos en nombre de los niños prematuros que no han podido asistir.