Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Lunes, 13 de febrero de 2012, a las 15:42

Redacción. Bilbao
Las exploraciones diagnósticas con radiación ionizante (las tomografías computarizadas TC son las más radiantes) no se encuentran exentas de efectos sobre la salud. La población pediátrica es la más sensible ante la radiación ionizante por ello, del Departamento de Sanidad y el Servicio Vasco de Salud- Osakidetza han puesto en marcha el proyecto “historial dosimétrico” que se enmarca en un esfuerzo de prevención de exposiciones no estrictamente necesarias.

Julián Pérez Gil, gerente de Osakidetza; y Rafael Bengoa, consejero de Sanidad, presentan el Historial Dosimétrico en el Hospital de Txagorritxu.

Se trata de remplazar, cuando sea posible, pruebas radiantes por otras no radiantes como la ecografía. El objetivo es introducir el recuerdo de este potencial impacto negativo en el proceso de toma de decisión de prescripción para elegir la prueba más adecuada.

El Historial dosimétrico que se ha presentado en Txagorritxu (Vitoria), es una nueva herramienta, hecha ya realidad, para optimizar las prescripciones médicas de ese tipo de pruebas, especialmente en la población pediátrica, y se enmarca en una línea estratégica de trabajo del Departamento de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco y Osakidetza, vertebrada en torno a la Seguridad Clínica, a la Seguridad del Paciente, en definitiva, y, por tanto, concerniente a la Salud Pública.