Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

La OMC busca un frente europeo contra el cigarrillo electrónico

Comparte con el CNPT la decepción por el trámite que ha experimentado la regulación en el Senado

Jueves, 20 de marzo de 2014, a las 13:26
María Márquez / Ricardo Martínez. Madrid
La negativa del PP del Senado a endurecer la regulación del cigarrillo electrónico y a transponer las restricciones de publicidad que contempla la Directiva europea sobre tabaco recientemente aprobada, ha sido una gran decepción para la Organización Médica Colegial (OMC). Su presidente, Juan José Rodríguez Sendín, ha anunciado este jueves futuras reuniones con profesionales de Francia, Italia y Portugal para analizar sus normativas y concienciar a las autoridades.

Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC, y Francisco Rodríguez, presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo.

El enfado de Sendín es patente y no parece guardar demasiadas expectativas de cara al pleno de la próxima semana del Senado, del que la Ley de Consumo saldrá cerrada para su aprobación en el Congreso. El PP de la Cámara Alta, en una carta enviada tanto a la OMC como al Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), ha manifestado su intención de adaptar las directrices europeas a la legislación española, pero recalcando el plazo de dos años que todavía queda por delante. El portavoz de Sanidad del PP en la Cámara Alta, Jesús Aguirre, manifestaba tras la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del pasado martes que dicho plazo no se agotaría.

La regulación española quedará desfasada en cuanto a la publicidad

Por su parte, el presidente del CNPT, Francisco Rodríguez, se siente “decepcionado” ante el nulo trámite que ha tenido la regulación del cigarrillo electrónico en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Senado. La misma “decepción” que sintió al recibir la “carta tranquilizadora” desde el Grupo Popular de la Cámara Alta. No entiende algunas de las afirmaciones que contiene la misiva. Por un lado, señala esa supuesta “anticipación” del gobierno español sobre la Directiva Europea del tabaco porque, según Rodríguez, hay países en los que ya está totalmente equiparada la restricción al tabaco vegetal, como es el caso de Bélgica o Francia, mientras que en Letonia está prohibido el uso del dispositivo. Esto en lo que se refiere a los espacios de consumo, pero lo que más ha sorprendido al CNPT es que el Senado no haya transpuesto ya las directrices sobre publicidad ordenadas por la Comisión Europea. “Si la regulación se aprueba tal y como está ahora, no recoge la Directiva”, alerta. Aún sabiendo que hay un plazo de dos años para adaptar la norma a la legislación española, recalca que “el PP lo ha votado en el Parlamento europeo y la ministra de Sanidad, Ana Mato, lo ha firmado en el marco del Consejo de Ministros europeo”. El tercer punto del manifiesto científico, relativo a los impuestos, tampoco se ha contemplado por el Grupo Popular del Senado, siendo de vital importancia para los médicos por su impacto en jóvenes.

¿Solo hay vapor de agua?

Begoña Contreras, portavoz ‘popular’ en el Senado, afirmaba este martes que no existen por el momento evidencias científicas de que el vapor que desprenden estos dispositivos “sea más que agua”, pero el presidente del CNPT no piensa lo mismo. Hay más “partículas” que están siendo investigadas por varios grupos de expertos españoles, como por ejemplo, el Instituto Catalán de Oncología o la Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria del Centro de Salud Delicias Sur (Zaragoza), liderado por Rodrigo Córdoba, que ya cuentan con estudios preliminares. En su intervención en el Senado, Contreras relacionó la nicotina solo con la adicción, mientras que Rodríguez recalca que debe ser relacionada también con “una elevada toxicidad”.

El estudio zaragozano ha constatado que tras el consumo de tres individuos en 19 metros cuadrados, la contaminación por las partículas “es de 6 a 8 veces mayor que lo que permiten los estándares internacionales para un periodo de 24 horas o menos”. Y no solo eso sino que los tres voluntarios refirieron, según los autores del estudio, “leve escozor ocular y sensación de ambiente cargado”, si bien no manifestaron “tos, escozor faríngeo o disnea”.

ENLACES RELACIONADOS:

La carta del Grupo Popular

El PP no equipara el e-cigarrillo al tabaco (18/03/14)

Los médicos piden vetar el e-cigarrillo (05/03/14)