10 dic 2018 | Actualizado: 18:30

Oliván quiere dar más participación al Consejo Aragonés de Salud

El objetivo es defender “el derecho de muchos colectivos a opinar”

mar 27 diciembre 2011. 16.14H

Redacción. Zaragoza
El consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón, Ricardo Oliván, ha valorado el Consejo Aragonés de Salud como “poco operativo” y “muy institucional”, y ha anunciado durante la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón modificaciones dirigidas a potenciar el carácter participativo del Consejo.

Ricardo Oliván, en la Comisión de Sanidad de las Cortes.

Oliván ha hecho esta afirmación en una comparecencia realizada a petición propia ante la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón para informar de la situación en que se encuentran los consejos de Salud y de Servicios Sociales, así como de los grupos de trabajo constituidos para potenciar la labor de estos órganos de participación. Según ha explicado el consejero, desde su creación por el anterior Gobierno autonómico, el Consejo de Salud del Gobierno aragonés ha servido “exclusivamente” como órgano para canalizar la información de la administración sanitaria a representantes de las distintas asociaciones y organizaciones del sector.

Ha añadido que en las siete reuniones realizadas en las dos anteriores legislaturas, no se desarrolló labor interna de ningún tipo ni se constituyeron comisiones de trabajo. A su juicio, esta situación exige “cambios” en las competencias del Consejo para adecuar este órgano a la realidad actual, la creación de comisiones internas de trabajo y la incorporación de nuevos miembros.

Ha destacado que en la primera reunión celebrada por el Consejo tras las pasadas elecciones autonómicas, el 23 de noviembre de este año, se abordaron cuestiones de interés general como la optimización de recursos, el ahorro en gastos, los problemas derivados de la asistencia sanitaria a aragoneses en Cataluña, la receta electrónica o la política de personal.

Oliván ha explicado que para potenciar la labor del Consejo Aragonés de Salud se ha constituido un grupo de trabajo que da cabida a las principales organizaciones sanitarias de la Comunidad y al que se ha comisionado para realizar un diagnóstico de la sanidad en Aragón que permita afrontar la solución de los problemas detectados.

En las cuatro reuniones mantenidas desde su creación, el grupo de trabajo del Salud ha abordado cuestiones referidas a la reforma de la Atención Primaria, la optimización de recursos y reducción de gastos, la consideración del profesional sanitario como autoridad pública y la elaboración de un Plan de Calidad asistencial, con un total de 61 propuestas presentadas.

El consejero ha añadido que las conclusiones de este grupo de trabajo se remitirán al Consejo de Salud, que se reunirá el próximo 9 de enero, para que inicie la elaboración de un diagnóstico de la sanidad aragonesa con el fin de obtener una "imagen fiel" de su situación actual. Ha subrayado que a partir de este diagnóstico "se elaborará una propuesta de líneas estratégicas para la política sanitaria en el periodo 2012-2015".

Grupos parlamentarios

La portavoz del PP en esta materia, Carmen Susín, ha manifestado que “el objetivo del Departamento, el consejero y la presidencia es fomentar la participación en el proceso legislativo de verdad”. “No queremos hacer como en la anterior Legislatura, donde era más una operación de marketing. Por eso, le animo a seguir en este camino de participación real y que no cuesta dinero a las arcas públicas, porque seguro será en aras del beneficio de la sociedad”, ha comentado al consejero la diputada popular.

Por su parte, Eduardo Alonso (PSOE) ha instado a Oliván “a cumplir lo que en participación ciudadana marca la legislación”. “Si no le gusta, cambie la ley. Eso sí, la participación en foros tan amplios corre serios riesgos. Mezclar a colectivos muy diferentes, con casuísticas tan distintas, puede resultar poco operativo”, ha defendido el portavoz socialista.

Desde el PAR, Manuel Blasco ha apostado por “tener los mecanismos de participación necesarios”. Además, este diputado ha coincidido con el consejero en que “las mesas y grupos de trabajo buscan la operatividad, anticipando alguno de los elementos que estarían encima de la mesa mucho más tiempo”. “Ningún grupo de trabajo tiene exclusividad, lo importante es tener soluciones lo antes posible”, ha defendido Blasco.

La portavoz de CHA, Nieves Ibeas, ha lamentado que el consejero “se haya saltado a la torera la legislación para montarse sus propios grupos de trabajo”. “Se ha buscado sus métodos, su forma de trabajar, su propia forma de dar a conocer lo que hace o no, pero a fecha de hoy sigue sin explicar absolutamente nada. Está tomando el pelo a las personas que creen en la democracia”, ha comentado Ibeas.

Patricia Luquin (IU) ha criticado también en este mismo sentido la actuación del Departamento, acusando a Oliván “de estar hoy en las Cortes porque se sentía en la obligación de explicar algo”. “Excusatio non petita, accusatio manifesta. Muestra su deseo hacia el mayor impulso posible de estos órganos pero creó mesas alternativas de trabajo para la misma labor. Curiosa forma de empujarlos”, ha comentado Luquin.