Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:50

Ocho residentes del Hospital de Albacete se forman en cirugía laparoscópica

Impartido por facultativos del Complejo Hospitalario Universitario albaceteño

Martes, 01 de marzo de 2011, a las 16:36

Redacción. Albacete
Ocho residentes de especialidades quirúrgicas del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete –Cirugía General, Ginecología y Urología- han participado, durante dos días, en un curso intensivo de adiestramiento en cirugía laparoscópica.

Imagen de una de las práctica en quirófanos de la Unidad Clínico Experimental del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, en el IV Curso Intensivo de Adiestramiento en Cirugía Laparoscópica.

Gracias a este curso, organizado por el Servicio de Urología del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete y que este año celebra su cuarta edición, los asistentes realizan unas jornadas intensivas de prácticas laparoscópicas en los laboratorios y quirófanos de la Unidad de Investigación Clínico Experimental del centro sanitario.

La cirugía laparoscópica en Urología es una técnica compleja con una larga curva de aprendizaje debido a la dificultad para realizar técnicas urológicas habituales por vía laparoscópica y al no existir una patología técnicamente sencilla y con una elevada prevalencia como sí ocurre en otras especialidades.

El aprendizaje clínico, por lo tanto, es complejo y difícil, por lo que se hace necesario un entrenamiento previo frecuente tanto en laboratorio como con animales de experimentación.

Dirigido por el jefe de servicio de Urología, Julio Virseda Rodríguez; y coordinado por la uróloga María José Donate Moreno y el jefe del Servicio de Urología del Hospital del Tajo de Aranjuez, Rafael Ruiz Mondéjar; el curso ha sido impartido por facultativos y residentes de Urología del CHUA y ha contado con la colaboración de la coordinadora de la Unidad Clínico Experimental del Complejo, Dolores García Olmo, y la veterinaria de la misma unidad, Mónica Gómez-Juárez Sango.

Los alumnos han practicado dos cirugías experimentales, una en abdomen superior y aparato urinario superior, y otra de cirugía pélvica y sutura vascular.

Los pacientes que se han sometido a estas intervenciones han tenido los mismos beneficios terapéuticos de la cirugía abierta convencional pero con menos dolor postoperatorio, menos días de estancia en el hospital, una recuperación más rápida y mejor resultado estético, así como un retorno más rápido a la actividad normal.