Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Martes, 01 de abril de 2014, a las 12:07
Redacción. Oviedo
El consejero de Sanidad, Faustino Blanco, y el gerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), Tácito Suárez, han presidido la firma de los ocho primeros acuerdos de gestión para este año entre las unidades y áreas de gestión clínica y las gerencias de las áreas sanitarias.

Faustino Blanco.

El acto simboliza el arranque de las firmas de acuerdos de las unidades y áreas de gestión clínica ya en funcionamiento en el Sespa, que continuarán en las próximas semanas, para lo que se ha elegido una unidad o área en representación de cada área sanitaria, según informa la Consejería de Sanidad en nota de prensa.

El acuerdo de gestión es la principal herramienta de trabajo de los profesionales que trabajan en gestión clínica, porque incluye los compromisos que adquiere cada unidad o área con la gerencia de su zona sanitaria en relación con la actividad asistencial, la calidad y seguridad de los pacientes y la gestión de los recursos humanos y económicos asignados para este año.

El grado de cumplimiento del acuerdo se analiza periódicamente, algunos aspectos incluso de forma mensual, y la evaluación general se produce en los dos primeros meses del año siguiente, aplicando estrategias propias y estudios externos que doten de la máxima credibilidad los resultados obtenidos.

El Sespa ha autorizado 62 unidades y áreas de gestión clínica, de las que 40 ya están en funcionamiento, y firmarán los acuerdos con sus respectivas áreas sanitarias en las próximas semanas. Esto implica que algo más de 3.200 profesionales trabajan ya en este modelo organizativo que pretende facilitar un espacio de gestión compartida, de trabajo en equipo, gestión por procesos, mejora asistencial, calidad, seguridad de los pacientes y eficiencia, según afirma consejería.

La gestión clínica se puso en marcha en 2009 en Asturias y está regulada mediante el Decreto 66/2009. Actualmente está implantada en todas las áreas sanitarias y tiene una tasa de cobertura del 13 por ciento de la población en atención primaria y del cien por cien de la salud mental.