20 nov 2018 | Actualizado: 21:40

Un nuevo método aumenta la seguridad en las cirugías del Hospital Comarcal de Inca

Los profesionales completan un formulario con datos sobre el procedimiento y el paciente

Miércoles, 12 de febrero de 2014, a las 13:08

Redacción. Mallorca
El Hospital Comarcal de Inca ha puesto en marcha un nuevo método de verificación que persigue aumentar la seguridad de los pacientes que deben ser sometidos a una intervención quirúrgica. Este sistema procede de una de las recomendaciones impulsadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y consiste en implementar una nueva herramienta de trabajo, denominada 'lista de verificación de la seguridad de la cirugía' (surgical safety list).

Rafael Marcote, gerente del Hospital Comarcal de Inca.

El Comité Quirúrgico, con la colaboración del Departamento de Informática, ha sido el encargado de diseñar y desarrollar la lista de verificación de este hospital, que los profesionales sanitarios que participan en el proceso de intervención quirúrgica deben comprobar a la hora de afrontar una operación.

La lista de verificación se compone de diversos campos que, según un protocolo establecido, los profesionales deben cumplimentar. Para ello, el formulario consta de una serie de preguntas con las que se identifica el paciente, el procedimiento al que debe ser sometido, el anestesista y el primer y el segundo miembro del personal de enfermería que van a participar en la intervención.

Posteriormente, esta herramienta de comprobación y verificación de datos distingue bloques de preguntas relativas a las tres fases diferentes de la operación. La primera secuencia de preguntas se refiere al momento anterior a la inducción de la anestesia: se confirman datos sobre la identidad del paciente y el procedimiento al que va a ser sometido, se corrobora su consentimiento informado y se comprueba el brazalete de identificación, entre otros aspectos.

El segundo bloque está relacionado con la etapa previa a la incisión cutánea, e intervienen el cirujano, el anestesista y el paciente, quienes ratifican los datos de este i prevén circunstancias críticas que pueden producirse en la intervención (duración de la cirugía, estimación de pérdida de sangre, etc.); asimismo, el anestesista verifica si el paciente presenta algún problema específico, mientras que el personal de enfermería revisa los indicadores de esterilización y la disponibilidad de material y de equipos.

Por último, en la fase previa a la inducción anestésica, la lista de verificación establece que el personal de enfermería confirme oralmente con el resto del equipo el recuento de instrumental y de otros materiales, el etiquetado de muestras y la pauta tras la intervención (ingreso o alta, paso directo a la UCI o a la planta de hospitalización).

Uno de los aspectos relevantes de este sistema de verificación de datos relacionados con la actividad quirúrgica es que toda la información debe ser recogida en el orden dispuesto, ya que la herramienta no permite registrar respuestas si previamente no se ha cumplimentado oportunamente todas las referencias exigidas en las fases anteriores. De esta manera, esta herramienta proporciona un rigor metodológico, ya que su diseño impide obviar ninguna de las comprobaciones previstas.

Así pues, aunque todas las cuestiones que recoge ya se tenían también en cuenta antes de implementar esta herramienta, la ventaja es que garantiza la sistematización de la recogida de información y facilita la coordinación de los profesionales en todas las cuestiones que requieren la comunicación del equipo.

Esta nueva herramienta, que ha empezado a implementarse este año en el Hospital Comarcal de Inca, se utiliza tanto en las intervenciones de cirugía mayor ambulatoria como en las operaciones quirúrgicas, ya sean programadas o de carácter urgente.