15 nov 2018 | Actualizado: 19:10
Martes, 18 de marzo de 2014, a las 14:42
Redacción. Alicante
Pedro Moreno, que hasta la fecha desempeñaba la jefatura en funciones del Servicio de Neurocirugía del Hospital General Universitario de Alicante, ha conseguido por medio de concurso público la Jefatura de dicho servicio.

Moreno es licenciado en Medicina por la Facultad de Medicina de la Universidad de Alicante. Ha desarrollado su carrera profesional en el Hospital General Universitario de Alicante como MIR, médico adjunto, jefe de sección y jefe de servicio en funciones. Vinculado a la enseñanza, Moreno es profesor asociado, desde 1989, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alicante, posteriormente Universidad Miguel Hernández.

Pedro Moreno, a la dcha., ha sido nombrado jefe de Servicio de Neurocirugía del General de Alicante.


Asimismo, Moreno asume la jefatura con un planteamiento de futuro claro sobre el servicio, crear unidades de excelencia de referencia por su orientación hacia la máxima eficacia y excelencia en la consecución de la calidad.

“Las Unidades de excelencia de referencia son imprescindibles cuando se trata de patologías de gran complejidad, debido a que la calidad de los resultados depende en gran medida de una adecuada curva de aprendizaje y una actividad mantenida que permite preservar e incrementar las habilidades adquiridas”, ha explicado Moreno.

Un servicio de referencia provincial

El Servicio de  Neurocirugía, de referencia provincial, comprende una cartera de servicios de procedimientos quirúrgicos tales como Cirugía Oncológica, de base de cráneo, cerebrovascular, de la hidrocefalia, infantil, de raquis y funcional. “En las últimas décadas la especialidad ha avanzado considerablemente en oncología de los gliomas, neuromonitorización y técnicas endoscópicas. Todo ello permite que la cirugía esté evolucionando hacia una cirugía mínimamente invasiva” ha explicado Moreno.

En 2013, el Servicio de Neurocirugía del General de Alicante contabilizó un total de 1.201 ingresos, 6.106 consultas externas y 899 cirugías. Todo ello con una estancia media de 6,51 días.

Por lo que respecta a la actividad docente, el Servicio obtuvo en 1977 la acreditación para la formación de médicos internos residentes. “Como jefe de servicio y tutor siempre he estado involucrado en planes y control de actividad de los MIR”, ratifica Moreno.

Además, la docencia pregrado también forma parte del día a día del servicio con clases teóricas y prácticas en la que participan todos los facultativos como profesores colaboradores, programa de prácticas en hospitalización, consultas y quirófanos y seminarios.

La investigación ha sido siempre una tarea común entre los miembros del servicio. “Todo esto es posible porque algunos de sus investigadores están inmersos en redes nacionales de excelencia de la actividad investigadora”, apunta el jefe del Servicio.