19 nov 2018 | Actualizado: 17:00
Miércoles, 11 de septiembre de 2013, a las 11:35

Redacción. Santiago de Compostela
Los votos del Grupo Parlamentario Popular han bastado en la primera sesión plenaria tras el periodo estival, para rechazar una vez más que la Xunta rescinda el contrato con la UTE de empresas adjudicatarias del Hospital de Vigo, tal y como ha pedido la oposición al completo.

Carmen Acuña.

Fue la diputada socialista Carmen Acuña la que volvió sobre este asunto para, a través de una moción, demandar la cancelación de ese acuerdo a la vista de que "ya fue totalmente vulnerado".

Poniendo como paradigma la financiación, ha recordado que ésta debía correr "a riesgo y ventura" de las propias empresas, si bien la Xunta optó por "sacarles las castañas del fuego" y conseguirles 250 millones de euros de dinero público.

Tal y como ha apuntado la parlamentaria del PSdeG, 110 millones de euros correrán a cargo del Banco Europeo de Inversiones (BEI), otros 30 del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y los 110 restantes los aportarán entidades bancarias -como Novagalicia- que han sido "total o parcialmente rescatadas con dinero público".

"Si se va a hacer con dinero público, exigimos que sea público, enteramente público", ha sentenciado Acuña, antes de resaltar que la UTE también recibirá casi 1.400 millones de euros de la Xunta en virtud del canon anual de 68,8 millones durante 20 años.

“Negocio”

Eva Solla.

Las portavoces de AGE y BNG, Eva Solla y Montse Prado, respectivamente, también han coincidido con este razonamiento y han hecho hincapié en que el nuevo centro hospitalario, actualmente "paralizado", debería ser "totalmente público".
En primer término, la nacionalista ha mostrado su "radical oposición" al sistema denominado de financiación público-privada, por entender que supondrá la "privatización" del hospital Álvaro Cunqueiro. "Su objetivo es dar dinero a los amigos y convertir la sanidad en un negocio", ha reprobado, antes de censurar que el PP pretenda hacer "un hospital privado con fondos públicos".

Asimismo, Eva Solla ha remarcado que el modelo de construcción empleado supone "un robo a los gallegos" y ha instado a que sea la Xunta la que asuma su construcción "ahora que está demostrado que sí hay dinero público para hacerlo". "Porque la única sanidad sostenible es la 100% pública", ha defendido.

Convenio con el Ayuntamiento

En cuanto al convenio con el Ayuntamiento de Vigo, Carmen Acuña ha considerado que "no tiene ningún sentido financiar la luz y el agua" a un centro que será "privado", al igual que tampoco lo tiene, a su entender, "regalarle terrenos que son de los ciudadanos de Vigo".

"Sería una estafa", ha remachado, y se ha mostrado "segura" de que el Consistorio vigués "apoyaría" el proyecto en caso de que la Xunta pusiese "fin a este despropósito".

Sin embargo, Santalices ha restado importancia a esta cuestión y ha dejado claro que se reclamará el cumplimiento de ese acuerdo al ayuntamiento "por los mecanismos que correspondan" una vez finalicen las obras. "Quedó invalidado cuando el PP modificó unilateralmente el proyecto para construir un hospital privado", ha replicado la socialista en su turno de cierre del debate.