Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 09:15

Nueva oportunidad para el Plan de Salud Mental

El PSOE recupera la PNL ante “el riesgo” de déficit asistencial provocado por los recortes

Domingo, 18 de marzo de 2012, a las 19:22

María Márquez.
La Comisión de Salud ha aprobado por unanimidad recuperar la Proposición No de Ley (PNL) de Atención a la Salud Mental que en 2010 fue avalada por la Cámara y que ha sufrido un parón debido al cambio de Gobierno. La diputada socialista Esperanza Marí ha sido su impulsora en ambas ocasiones, y asegura que los recortes ponen más en riesgo que nunca la atención a los más de 5.000 afectados de trastornos graves que viven en las Islas.

Esperanza Marí, en la Comisión de Salud.

La ponencia que desembocará en el Plan de Atención Mental de las Islas Baleares ya está en marcha. Tras el visto bueno de última Comisión de Salud a la PNL presentada por la diputada socialista Esperanza Marí, se recupera así un texto aprobado en 2010 que ahora se abrirá “a más entidades y todos los partidos políticos” para que colaboren en su redactado. Si en un principio el texto estaba enmarcado en la Comisión de Asuntos Sociales, su impulsora, al igual que el resto de la Cámara, han considerado más oportuno que esté en la Comisión de Salud.

El Plan surgirá del estudio de los tres documentos obtenidos hasta el momento, como son el Plan de Salud Mental de 2006 y los dos análisis de recursos sanitarios y sociales ejecutados en los dos últimos años. La situación, según la Esperanza Marí, es crítica: la atención mental se encuentra “muy marginada” en las Islas, hasta el punto de que por ejemplo, Formentera solo tiene a su disposición un psiquiatra que acude una vez por semana desde Ibiza a atender a los afectados de la isla. Sin embargo, la diputada socialista es optimista ante este nuevo impulso al Plan y confía en que se establecerán “prioridades y plazos determinados” para su ejecución.

En cifras

En la actualidad hay más de 5.000 habitantes en las Islas Baleares que padecen un trastorno mental grave, si bien el 20 por ciento de la población sufre algún tipo de enfermedad mental. Las cifras son más negativas en los menores de edad, cuando el porcentaje supera el 20 porciento de afectados.