Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Lunes, 28 de noviembre de 2011, a las 17:00

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
El portavoz de Nueva Canarias (NC) en el Parlamento de Canarias, Román Rodríguez, ha asegurado que el supuesto incremento en el presupuesto de la Consejería de Sanidad anunciado por el Gobierno de Canarias es en realidad una merma de 70 millones de euros.

Román Rodríguez, portavoz de NC.

El diputado nacionalista, que estuvo en la comparecencia de la consejera de Sanidad para explicar sus presupuestos, ha señalado que ésta ha reconocido que un total de 160 millones de euros para el abono del gasto farmacéutico, correspondientes a los últimos cuatro meses de 2011, se desplazan al presupuesto del próximo año.

"Esto significa que a los 90 millones de incremento, un 2,70 por ciento, que supuestamente iban a darse en las partidas para 2012 hay que restarle los 160 millones del pago del gasto farmacéutico de 2011, por lo tanto, no se está aumentando el dinero para mantener la sanidad pública, sino --por el contrario-- se está recortando en 70 millones de euros", indicó Rodríguez.

Román Rodríguez ha apuntado que el presupuesto de Canarias para 2012, incluido el de Sanidad, es "muy ajustado" y está fundamentado en una previsión de ingresos "ficticia", puesto que lo más probable es que el gobierno de Mariano Rajoy "tire hacia la baja y recorte las transferencias a las comunidades autónomas".

El líder de Nueva Canarias ha considerado que, para que los recursos que recibe Canarias no sigan menguando, es necesario que se renegocie una mejor financiación autonómica que el menos recupere los 545 millones de euros que necesita el archipiélago para estar en la media estatal, además del cumplimiento del REF para que Canarias esté en la media de inversión estatal en los Presupuestos Generales. "Estas cantidades evitarían que se tuvieran que seguir haciendo recortes en los servicios públicos esenciales y en las inversiones en las islas", apostilló.

Para Román Rodríguez, "ya es hora de que se empiece a hablar también de incrementar los ingresos de las administraciones públicas y no sólo de recortes que afectan a los que peor están pasando esta crisis".
En este sentido, apuntó a la persecución del fraude fiscal ya que cada año se defraudan en España casi 70.000 millones de euros. "Si se redujera a la mitad este fraude, supondrían unos ingresos de 35.000 millones", remarcó el diputado del Grupo Mixto para añadir, asimismo, que hay que incrementar los ingresos por la vía de aumentar los impuestos de forma progresiva a las rentas más altas y algunas figuras fiscales como los impuestos especiales.