Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 16:00

Nieto: “El Interterritorial evaluará el año de copago farmacéutico”

Descarta las ‘peonadas’ como solución a las listas de espera y la autogestión en Primaria

Miércoles, 29 de mayo de 2013, a las 18:00

Cristina Mouriño / Imagen: Adrián Conde y Pablo Eguizábal.
“En este momento los recursos humanos están jugando un papel muy importante”, ha reconocido el consejero de Salud y Servicios Sociales de La Rioja en una entrevista concedida a Redacción Médica. José Ignacio Nieto ha analizado la situación de las plantillas del Servicio Riojano de Salud y ha manifestado que “están razonablemente bien”. “Han hecho un esfuerzo muy importante pero la inmensa mayoría de los profesionales han entendido la situación y están apoyando las medidas que se adoptan”. Otro de los retos de los servicios regionales de salud es reducir las listas de espera. “En La Rioja tenemos una buena respuesta en cuanto a esperas. Estamos en una demora quirúrgica que no supera los 55 días. Yo siempre he  dicho que no es concebible un sistema de salud sin ninguna espera”.

José Ignacio Nieto.

¿Cuál es la situación de las plantillas? ¿Se plantea en La Rioja la reducción del personal interino y eventual?

En este momento los recursos humanos han jugado y están jugando un papel muy importante. No se puede concebir la sanidad sin pensar en los profesionales y los recursos humanos. En La Rioja creo que estamos razonablemente bien. Han hecho un esfuerzo muy importante. La inmensa mayoría de los profesionales han entendido la situación y están apoyando las soluciones que se adoptan. Esto no quiere decir que todas les gusten. Hemos adoptado algunas soluciones duras. Fundamentalmente las que hemos tomado son las que se han adoptado a nivel nacional.

Lo que sí que es cierto es que ha habido una disminución en el número total de recursos humanos. Tenemos menos personal eventual y temporal que hace tres años. Hemos seguido estabilizando las plantillas y cada vez tenemos más personal fijo. Desde que se hicieron las transferencias el incremento ha sido muy importante en la estabilidad en el empleo. Lo ha seguido siendo en estos años y se han seguido incorporando las ofertas de empleo que estaban en trámite.

La jubilación a los 65 años la afrontamos desde hace tiempo y la mantenemos porque creemos que está dando buenos resultados. Ha permitido renovar en una parte la propia dinámica del sistema y de algunas unidades.

Mencionaba la aplicación de medidas de ámbito nacional y entre ellas está la jornada de 37,5 horas semanales. En otras comunidades ha sido motivo de conflicto con los sindicatos, ¿cómo está funcionando en La Rioja?

En las medidas a nivel nacional me refería fundamentalmente a tres cuestiones: las 37,5 horas semanales, la paga extraordinaria de julio del año pasado que no se percibió y la minoración de las sustituciones.

En cuanto a las 37,5 horas no han gustado pero con mejor o peor grado se han entendido y se aceptan por una parte importante del personal. Sigue habiendo una reivindicación de que desaparezca o de que se haga de la manera más sencilla. En el sistema sanitario determinadas soluciones no lo son. Las 37,5 horas cuando se establecen es para reducir el gasto de capítulo 1. Cada persona tiene que trabajar más horas, por tanto, hace falta menos personal temporal. No se ha aplaudido. Creo que todo el mundo está esperando que algún día desaparezca, pero considero que ha funcionado razonablemente bien y ha dado los resultados que se esperaban.

Con respecto a la paga extraordinaria, este año todo está previsto para que se cobre en julio.

José Ignacio Nieto considera que hay que definir la gestión clínica.

Otro de los problemas a los que se enfrentan las comunidades es el incremento de las listas de espera, ¿en qué situación están en La Rioja y qué medidas plantea la Consejería de Salud? ¿Volverían a las llamadas ‘peonadas’?

Desde luego las peonadas las hicimos desaparecer inmediatamente en el proceso de las transferencias porque nos parecía un sistema pernicioso para el propio sistema, para los pacientes e incluso para los profesionales. No tenemos ninguna intención de volver a ellas. Cuando ha hecho falta se han buscado otro tipo de soluciones para que los pacientes estén bien atendidos.

En La Rioja tenemos una buena respuesta en cuanto a esperas. Estamos en una demora quirúrgica que no supera los 55 días. Es un buen resultado en el conjunto del sistema nacional. Seguimos trabajando para que esperen lo menos posible. Yo siempre he dicho que no es concebible un sistema de salud sin ninguna espera porque eso obligaría a tener recursos no bien utilizados y eso nunca lo hemos debido permitir y ahora desde luego no podemos de ninguna manera. Pero seguimos trabajando para que esa demora siga bajando, no aumente y para que los pacientes que estén esperando sea el menor tiempo posible.

La asistencia a crónicos se perfila como una manera de reorientar el sistema, ¿cómo se está desarrollando en su comunidad?

Es evidente que nos preocupa el problema de crónicos y estamos trabajando en soluciones. No en balde, un 20 por ciento de la población conlleva el 80 por ciento del gasto sanitario, por tanto, es un problema importante. Estamos fijándonos con muchísimo interés en todas las experiencias que ha habido y en los resultados que se van obteniendo. Lo que tratamos es que el sistema sanitario los acepte, los entienda bien, y que sea útil. Lo fundamental es que el programa a crónicos sirva como herramienta a los profesionales, sobre todo a los de Atención Primaria. Siempre hemos tenido programas de crónicos. Históricamente en La Rioja los médicos de Primaria han contado con programas para las enfermedades crónicas más extendidas. Pero creo que nos falta dar unos pasos importantes para conseguir una buena herramienta en manos de los profesionales sanitarios que les permita dar una mejor atención a estos pacientes.

Algunas comunidades también se plantean la reordenación de servicios hospitalarios para lograr una mayor eficiencia, ¿estudia esta posibilidad su departamento?

El tamaño de La Rioja supone grandes ventajas y algunos inconvenientes. Nuestro sistema sanitario no es muy grande de acuerdo a la población y a nuestro territorio. Tenemos dos hospitales de distinto nivel: uno de referencia y otro comarcal.

No voy a decir que no se plantean a veces algunos problemas concretos pero no un problema como tal de ordenar servicios entre hospitales o en distintas áreas. Existe un área única de salud y en este sentido, no encontramos esos problemas. Si es cierto que dentro de nuestros hospitales y nuestro sistema vamos ordenando los recursos para que haya unas unidades más coordinadas, para que no se pierdan recursos, haciéndolas más grandes o más especializadas. Eso sí que será un trabajo imprescindible para el futuro de cada hospital, de nuestro sistema sanitario y del Sistema Nacional de Salud.

El consejero explica el proceso de externalización del servicio de Radiología.

En cuanto a la Atención Primaria, algunas comunidades como Madrid están planteando fórmulas de autogestión, ¿cómo valora estas nuevas formas de gestión?

Ciertamente no nos hemos planteado ninguna solución de ese tipo. Tenemos una Atención Primaria bien estructurada de acuerdo a nuestro tamaño y al número de centros y zonas de salud que hay en nuestro territorio. Son centros de salud que no cuentan con un número excesivo de ciudadanos y fuera de Logroño, la mayoría de ellos dispone de un número importante de consultorios.

¿Y cuál es el desarrollo de la gestión clínica?

Creo que en la fórmula de la gestión clínica el nombre no dice nada. Ese es el gran problema. Hay una experiencia antigua que dio los resultados que dio y creo que hay que buscar nuevas fórmulas de gestión. La salida de la crisis, la sostenibilidad y el futuro del sistema, que tiene una parte muy importante de su solución en la gestión sanitaria, la debemos replantear. Hay muchos modos de hacerlo y ha de ser una solución inmediata. Tenemos que preparar el camino para el SNS sostenible y de futuro en cinco o diez años. ¿Le vamos a llamar gestión clínica? Podemos llamarlo gestión clínica, pero habrá que definir qué va a tener detrás.

En su comunidad han apostado por la externalización de servicios, como es el caso de Radiología, ¿ se extenderá a otros servicios? ¿Se plantean externalizar la gestión de los hospitales como Madrid?

Somos la comunidad autónoma con menos servicios concertados y externalizados en porcentaje. Creo que es una fórmula buena, que da resultados y que debe ser bien utilizada en el sistema. En ocasiones es necesario concertar servicios porque uno puede tener recursos ociosos y porque hay que dar una buena respuesta. A veces no tenemos todos los profesionales que nos gustaría de una determinada especialidad o el entorno no lo permite. La Rioja con sus 330.000 habitantes tiene que disponeer de lo que puede tener para que funcione bien y buscar fuera lo demás para que sus pacientes y ciudadanos estén excelentemente atendidos.

El primer concierto que se hizo en La Rioja allá por los años 80 fue con Radiología y se ha mantenido, adaptándolo a las circunstancias y a las necesidades de cada momento. La contratación que estamos tramitando ahora y que ha dado tanta guerra es la misma que había los cuatro años anteriores y los otros cuatro, con una diferencia: nos va a costar 1,5 millones menos al año. ¿Por qué concertamos la Radiología? Porque la necesitábamos, porque nuestro sistema sanitario necesitaba de esos conciertos para atender adecuadamente a los pacientes. Un servicio de tal importancia no puede desaparecer de la noche a la mañana ni se puede sustituir. Si vamos a otras comunidades autónomas los conciertos son mucho mayores en porcentaje, cuantías y extensión; y no se consiguen, a veces, los resultados que estamos obteniendo en La Rioja. Por lo tanto, creo que es un contrato necesario y está bien planteado. Estaremos en mejores condiciones que con la anterior contratación para los ciudadanos, los profesionales y el sistema sanitario.

Aragón anunciaba hace unas semanas una Ley de Autoridad para profesionales sanitarios que garantice una mayor seguridad jurídica para estos en casos de agresiones. ¿Se producen incidentes de este tipo en la región que hagan necesaria una norma similar?

La verdad es que no nos hemos planteado una ley de este tipo. No tenemos una excesiva conflictividad, aunque surgen algunos casos que no han sido graves. Tenemos acuerdos con los colegios profesionales, especialmente con el de médicos, para que si es necesario asuma la defensa jurídica del profesional. El año pasado contamos con dos casos de gravedad. Nos preocupa pero no es un problema grave que obligue a tomar medidas especiales.

Sobre el copago farmacéutico: “Haremos una evaluación de cómo ha funcionado esta modificación en un año donde ya vamos a tener todos como está siendo en otros tramos”.

Está previsto que el próximo mes se reúna el Consejo Interterritorial. En el último se habló de introducir nuevos tramos en el copago farmacéutico entre los 18.000 y los 100.000 euros, ¿se ha avanzado en algo?

De momento no está convocado por lo que el orden del día no se ha avanzado. Pero creo que hay una cuestión fundamental. Debemos evaluar primero el primer año de funcionamiento de ese sistema de aportación a la prestación farmacéutica y con los datos ya concretos podremos ver si hacer o no determinadas modificaciones. Por lo tanto, en julio acabará ese primer año y creo que los tiros van a ir por ahí. Haremos una evaluación de cómo ha funcionado esta modificación en un año ya que para entonces todos dispondremosde los datos de cómo está siendo en otros tramos y como va. A partir de ahí, será el momento de poder posicionarnos sobre que se podría conseguir haciendo alguna modificación.

Otro tema relevante es la asistencia sanitaria entre comunidades. Hace un tiempo surgieron problemas entre su comunidad y el País Vasco. ¿Cómo está la situación en estos momentos?

Ciertamente tuvimos en su momento un problema con el País Vasco porque atendíamos a muchísimas personas en la atención especializada completa sin compensación económica. Estábamos hablando de una población que nos venía añadida y que podía rondar casi un 10 por ciento de la población de La Rioja . Ese tema en la práctica está resuelto y estamos atendiendo a todos los pacientes con un procedimiento que se ha establecido. Hay un convenio en vigor que se firmó hace un año por un año, pero que prevé prorrogarse.

Se sigue avanzando en esas compensaciones económicas que al principio se vieron como una barbaridad que planteaba La Rioja y a las que luego se han ido sumando todas las comunidades autónomas. Ahora mismo se está trabajando para establecer y concretar los detalles con que tiene que funcionar el Fondo de Cohesión y el de Garantía Asistencial para que compensen estas asistencias entre comunidades autónomas. El Fondo de Cohesión, como ya tenía una trayectoria, va más rápido; y el de Garantía Asistencial recogerá lo que no entre en el de Cohesión. Vamos a tener muy pronto una solución sobre la mesa para poder aplicarla. Estamos trabajando para que no tengan que surgir nuevos problemas y que no se pague con el presupuesto asignado a la sanidad riojana la asistencia a otras comunidades.

El consejero de La Rioja detalla el desarrollo de las TIC en su comunidad.

Otra de las iniciativas a las que La Rioja también se ha sumado es la central de compras del Ministerio de Sanidad. En estos momentos están suspendidos los pliegos que regulan la de medicamentos y la de productos sanitarios, ¿se plantea su comunidad abandonarlas?

De las centrales de compras o de tratar de establecer unos sistemas de compras más grandes en los que se obtienen mejores precios es un tema del que se ha hablado durante muchísimos años donde no se había conseguido dar los primeros pasos. Comunidades autónomas y servicios de salud grandes han hecho sus propias centrales. Pero el Servicio Riojano de Salud no necesita una central de compras. Hay un hospital, se adhiere después la Fundación de Calahorra y no tenemos la necesidad de establecer un sistema complejo en este sentido. Cuando es posible nos adherimos a la que tiene el Gobierno de La Rioja.

Con respecto a la del Ministerio, la que ha funcionado hasta ahora ha sido la de las vacunas, sobre todo la de la gripe y se han conseguido buenos resultados. Por lo tanto, hay que aprovecharlas y si luego los procedimientos administrativos, los recursos y el derecho de todo ciudadano a recurrir a los tribunales y ante la administración las resoluciones que sean no se pueden quitar, nos está llevando a una situación que en el principio de todo este procedimiento que parecía bueno, se ha quedado cortado en algunos puntos. Espero que se resuelvan y que haya una estabilización. En principio, no tenemos intención de salirnos de este proyecto. Si no hay solución por una vía no nos podemos quedar sin fármacos u otro tipo de productos sanitarios, y por tanto, tendremos que seguir comprándolos de una u otra manera para que el sistema sanitario siga funcionando independientemente de eso. Esperamos que llegue el interés que todos habíamos puesto en esta solución.

El consejero de Salud de La Rioja responde a las preguntas de Cristina Mouriño, coordinadora de Comunidades Autónomas de Redacción Médica.

Un eje importante en el sistema sanitario es el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación. En este sentido, muchas autonomías se han marcado 2013 como el año del despliegue definitivo de la historia clínica digital y la receta electrónica. ¿Cuál es su desarrollo en la comunidad?

La historia clínica digital en La Rioja está muy avanzada. Tenemos una historia única para todo el sistema sanitario: especializada, primaria y todas las entidades e instituciones que funcionan en el sistema sanitario riojano (Seris y dos fundaciones). Además es interoperable, se comunica y se puede consultar. Incluye la imagen y las pruebas de laboratorio. Está abierta además a los ciudadanos a través de la “Carpeta Sanitaria del Ciudadano”, donde además de poder solicitar y consultar sus citas con Atención Primaria, pueden ver los informes comunes que se han establecido y tener información sanitaria propia.

Los profesionales y el sistema tienen toda esta información en el día a día sin ningún problema y como herramienta habitual de trabajo. Una novedad en ese campo es que ahora mismo el ciudadano puede solicitar a través de esa carpeta las pruebas de imagen. Además, a través de los smartphone puede solicitar su cita con Primaria en cinco segundos, puede consultar las que tiene e incluso anularlas con gran facilidad.

Con respecto a la receta electrónica, tenemos dentro de la historia clínica toda la prescripción pero en un momento determinado no dimos el paso a la dispensación que es lo que realmente se conoce como receta electrónica. Ahora mismo estamos participando en un proyecto con Red.es, y creo que en el plazo de un año la receta electrónica en La Rioja será una realidad.

Para terminar, nos gustaría que nos hiciera un balance de la aplicación del RD 16/2012 y nos avanzara si la comunidad de se plantea, después de casos como el del senegalés en Baleares, desarrollar un programa específico para los inmigrantes irregulares.

El Real Decreto 16/2012 creo que fue un hito importante, sobre todo porque era imprescindible en el SNS tomar medidas y se tomaron; y además están dando resultados. Creo que es vano discutir si podían haber sido otras. Seguramente podrían haber habido otras combinaciones pero había que optar por una. Lo que no se podía hacer era seguir de brazos cruzados y pidiendo soluciones sin ir a buscarlas. Ha habido medidas que han dado un resultado importante y hay otras que todavía se están forjando. La farmacia no hay ninguna duda que ha dado resultados y se seguirá avanzando en ella. No me refiero únicamente a los resultados en la disminución del gasto farmacéutico sino también a la racionalización del uso de los medicamentos.

En La Rioja estamos también tratando de que esa racionalización llegue también, sobre todo como un mejor servicio y una mejor prestación farmacéutica, a las residencias de personas mayores y discapacitados. Es una labor que se va haciendo poco a poco, en la que intervienen muchos agentes pero que se puede conseguir.

Con los extranjeros, sobre todo con los no legales, ciertamente no hemos tenido demasiados problemas. Hemos tenido más problemas en la calle, de protestas políticas más que de aplicación práctica de la norma. Hemos conseguido regularizar y saber cuántas personas tienen tarjeta sanitaria y en qué condiciones, que no lo sabíamos hace un año. Se ha hecho un trabajo importantísimo en el Sistema Nacional de Salud a través de la tarjeta sanitaria y de la aportación farmacéutica para saber todos los ciudadanos que tenemos atendidos y en qué condiciones está cada uno. Este era un paso importantísimo para, por ejemplo, desarrollar la historia clínica y que se integrara. Era absolutamente imposible sin dar este paso.

No hemos tomado medidas muy especiales en este entorno porque no nos han surgido problemas graves. Se han tomado medidas y establecido protocolos en las Urgencias y la Atención Primaria para controlar a quien no tenga el derecho y que sea atendido si lo solicita. Creo que nos ha ayudado a todos a poner un poco de orden a un problema que nos preocupaba por el desconcierto que a veces había suscitado.