15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Navarra ofrecerá asistencia psicológica gratuita a los maltratadores

El proyecto estará financiado por el Gobierno central y el navarro

Jueves, 15 de septiembre de 2011, a las 14:12

Redacción / Efe. Pamplona
El Gobierno de Navarra va a poner en marcha este año un proyecto piloto impulsado por el ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad para la reeducación y readaptación social de maltratadores. Se trata de un servicio de atención psicológica gratuita, destinado a agresores que, sin una sentencia firme, tienen impuestas medidas cautelares, como una orden de alejamiento, y voluntariamente deciden participar en él, según ha informado el Ejecutivo tras su habitual sesión semanal.

Palacio de Gobierno de Navarra.

El proyecto estará financiado con 21.780 euros, de los que 13.000 serán aportados por el Ejecutivo central y los 8.780 restantes por el Gobierno de Navarra, para lo que ambas instituciones firmarán un convenio de colaboración, cuyo texto ha sido aprobado hoy por el Gobierno navarro. Se ofrecerán un máximo de 24 plazas, distribuidas en dos grupos terapéuticos integrados por doce personas cada uno y los participantes, que serán derivados desde los juzgados, deberán ingresar en el programa antes de que finalice el año, si bien las actividades podrán prolongarse hasta el 31 de marzo de 2012.

Se podrán realizar hasta un total de 24 sesiones en las que se abordarán temas relacionados con los estereotipos masculinos y femeninos, el control de los impulsos, la asertividad y el manejo de la ira. Las primeras sesiones serán individuales para realizar una evaluación de los participantes y, posteriormente, tendrán un carácter grupal.

El texto del convenio recoge que las personas sometidas a este programa no podrán ser objeto de estudios, investigaciones o trabajos de similar índole, salvo autorización expresa por parte del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. El año pasado se implementó otro proyecto piloto, también impulsado por el Gobierno central en colaboración con las comunidades autónomas interesadas, pero en aquel caso, el programa estaba destinado a maltratadores con una condena firme. Un total de ocho personas completaron el proceso, que tenía un carácter sustitutivo a la cárcel.