Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:05

Murcia no financiará los tratamientos de deshabituación tabáquica

Las limitaciones presupuestarias obligarán a los murcianos a pagarse las consultas y los medicamentos para dejar de fumar

Miércoles, 26 de enero de 2011, a las 19:00

Redacción. Murcia
El Servicio Murciano de Salud no va a financiar este año tratamientos de deshabituación del tabaco por limitaciones presupuestarias derivadas del plan de ajuste emprendido por el Gobierno autónomo, lo que entra en contradicción con las recomendaciones expresadas por la ministra Leire Pajín a raíz de la entrada en vigor de la ley antitabaco.

María Ángeles Palacios, consejera de Sanidad de Murcia.

La sanidad murciana aborda el problema del tabaquismo desde la Atención Primaria, por razones de accesibilidad, continuidad en la atención e integralidad del abordaje de los problemas de salud de los pacientes, y además de ello dispone de “unidades específicas de tabaquismo” en los hospitales de referencia para atender a los pacientes “pluripatológicos” o las complicaciones.

Según fuentes de la Consejería de Sanidad, partidaria de la financiación de los fármacos antitabaco siempre que hubiera otro escenario económico, quien quiera dejar de fumar recibirá de su médico de cabecera una valoración sobre su nivel de dependencia, documentación de refuerzo de la motivación, indicación del tratamiento farmacológico más adecuado para él y un programa individual de seguimiento con visitas frecuentes.

En la Región de Murcia, desde la entrada en vigor el 2 de enero de la nueva Ley Antitabaco, y con datos actualizados hasta el día 13, los servicios de inspección habían realizado 205 controles en establecimientos hosteleros, locales de ocio y centros sanitarios, entre otros, y en ningún caso acabaron en sanciones por irregularidades en su cumplimiento.

Además, en esos primeros diez días de aplicación de la ley que prohíbe fumar en el interior de establecimientos, Sanidad contabilizó 14 denuncias, dos de ellas presentadas por una asociación de consumidores y el resto por particulares. Ninguna de ellas fue fruto de la labor inspectora.

En esta fase de adaptación legal, mucho más sencilla, según Sanidad, que la que se derivó de la primera ley antitabaco de 2006, el Ayuntamiento de Murcia ha recibido un centenar de solicitudes de información por parte de propietarios de bares y cafeterías interesados en instalar terrazas en el exterior de sus locales.