11 dic 2018 | Actualizado: 16:50

Los sindicatos reclamarán por vía judicial el pago de la productividad a los trabajadores del SCS

UGT reconoce que las concentraciones “no han tenido el respaldo” que esperaban

vie 04 febrero 2011. 14.52H

José Manuel Castillo, responsable regional de Sanidad de UGT.

Redacción. Santander
Los sindicatos UGT, CCOO, SASC, CSIF y ATI han anunciado que recurrirán a los tribunales de justicia como “principal vía” para reclamar el pago de lo que se adeuda a los trabajadores de la sanidad pública en concepto de la productividad variable del año 2009.

Así lo ha manifestado el secretario de Sanidad de la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT en Cantabria, José Manuel Castillo, al término de la concentración de protesta convocada por este sindicato ante la sede del Servicio Cántabro de Salud (SCS), a la que se han sumado las demás organizaciones sindicales mencionadas.

Castillo ha reconocido que las concentraciones programadas ante la sede del SCS en la Residencia Cantabria y los hospitales de Sierrallana y Laredo, secundadas por algo más de un centenar de trabajadores, “no han tenido el respaldo” que esperaban, aunque todos los sindicatos tienen “muy claro” que agotarán la vía judicial para “exigir lo que nos corresponde y el SCS se niega a pagarnos”.

En este sentido, ha destacado que sólo UGT ya ha tramitado cerca de 3.000 reclamaciones judiciales individuales de trabajadores para exigir el pago de la productividad variable de 2009, a las que se unen las formalizadas por las demás organizaciones sindicales.

“No dejaremos de exigir al SCS lo que es nuestro y así lo haremos en todas las reuniones que mantengamos con la Administración, que por ahora ni se ha dignado a responder a nuestras peticiones”, ha precisado Castillo, que ha puntualizado que, pese a que hoy los trabajadores “no han secundado mayoritariamente las movilizaciones, el descontento sí es generalizado y hay plena unidad sindical para llegar hasta donde sea necesario”.

El sindicalista ha añadido que el próximo mes de marzo terminará el plazo de tres meses que determina la legislación vigente como límite máximo de silencio administrativo y para que la Administración abone lo que les “adeuda”, y a partir de ahí “le lloverán las reclamaciones judiciales al SCS si no rectifica su postura inflexible”.

“Ya de por sí es inaceptable que tengamos que recurrir a los tribunales de justicia para que se nos pague una productividad variable de 2009 que ya estaba debidamente presupuestada porque el SCS diga ahora que no hay dinero para ello”, ha criticado Castillo.