Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 18:40

Montero recuerda que la reordenación hospitalaria no supone ningún recorte de plantilla

La consejera de Salud afirma que la movilidad profesional es voluntaria

Jueves, 25 de abril de 2013, a las 13:58

Redacción. Sevilla
La reordenación sanitaria que se está desarrollando en los hospitales Virgen del Rocío y Virgen Macarena no va a suponer ningún recorte de plantilla de los centros sanitarios o de las unidades intercentros. Así lo ha recordado la consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero, en respuesta parlamentaria durante la cual ha reiterado que el modelo de gestión compartida por ambos centros persigue optimizar recursos y ofrecer un servicio de mayor calidad. Esto no implica en ningún momento la unificación de ambos centros, que siguen funcionando de forma autónoma, aunque bajo un único equipo directivo.

María Jesús Montero.

Del mismo modo, en cuanto a la movilidad profesional, la titular del ramo ha subrayado que ésta, si se produce, es con carácter voluntario y que no afecta a las condiciones laborales, por lo que no se requiere de ningún acuerdo de mesa sectorial. Por ello, en ningún caso, se va a producir una movilidad forzosa de profesionales. Además, en muchos casos, la movilidad voluntaria, que está asociada fundamentalmente al personal facultativo, permitirá acceder a técnicas y procedimientos en los que hasta ahora estos profesionales no podían participar.

El avance hacia el nuevo modelo de gestión compartida tampoco va a significar recortes de las prestaciones que se ofrecen a los ciudadanos. Al contrario, la atención mejorará pues los procesos de agregación eficientes permitirán incluso la acreditación de unidades de referencia que actualmente, debido al volumen disperso de actividad, no cuentan con el sello de cualificación del Ministerio de Sanidad para hacer, por ejemplo, trasplantes u otros tipos de cirugía compleja.

Respecto a la accesibilidad, hace unos años la arquitectura de la red sanitaria de atención se hacía en torno a la titulación del profesional médico. En cambio, ahora, es el ciudadano el que está en el centro del sistema y a él se vinculan todas las especialidades y áreas del conocimiento que intervienen en su proceso de atención, de modo que no sea el ciudadano el que pivote por los servicios, sino que sean los servicios los que pivoten en el entorno del ciudadano.