18 nov 2018 | Actualizado: 19:00

Montero propone someter al Interterritorial “las iniciativas de copago de algunas autonomías”

La consejera de Salud de Andalucía rechaza “absolutamente” la medida de Cataluña

Viernes, 25 de noviembre de 2011, a las 18:50

Óscar López Alba. Madrid
Las elecciones autonómicas del pasado 22 de mayo y las generales del pasado 20 de noviembre han arrojado un renovado Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud con amplísima ‘mayoría absoluta’ del Partido Popular, y solo dos representantes del PSOE, Andalucía y País Vasco.

El consejero catalán de Salud, Boi Ruiz, junto a la consejera andaluza, María Jesús Montero, en el último Interterritorial celebrado, en julio de este año.

María Jesús Montero, consejera de Salud de Andalucía, será la integrante más veterana del foro en la próxima cita. En declaraciones a Redacción Médica, María Jesús Montero cree necesario que en la próxima convocatoria del Interterritorial, la primera del nuevo ministro/a, se deben abordar como tema prioritario “las iniciativas que están llevando a cabo algunas comunidades autónomas de imponer el copago para algunas prestaciones o excluir a usuarios, quitándoles la tarjeta sanitaria, aún cuando la Ley de Salud Pública aprobada recientemente recoge incluir expresamente a todos los ciudadanos”, ha considerado.

Montero está especialmente preocupada por medidas como la planteada por Mas recientemente, de incluir una tasa por receta farmacéutica. “Mi valoración sobre la medida planteada por Mas es de absoluto rechazo”, señala. “La Consejería de Salud, y por ende la Junta de Andalucía, es contraria a este tipo de medidas que no consiguen el objetivo que pretenden ya que perjudica considerablemente a los pacientes y no somos partidarios de medidas que impliquen un copago sanitario”.

Para la consejera, “la medida propuesta por Mas parece que tendría que ver con el pago por receta que se pudiera prescribir al ciudadano, lo que tendría una especial incidencia en la población mayor de 65 años, que por regla general es la más medicada”.

Finalmente, deja claro que “no apoyamos el copago en ninguna de sus variantes, porque genera desigualdades y porque, tal y como demuestran los estudios realizados en países de nuestro entorno que cuentan con medidas parecidas, más que un elemento disuasorio ante el mal uso de los recursos, es una barrera para determinados grupos de población con escasos recursos económicos, lo que a la larga, además, es más caro para el sistema porque evita poder tratar las patologías en los primeros estadios”.