Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

Miquel Vilardell: “La troncalidad es una gran oportunidad para la formación básica”

Considera que en la actualidad lo específico está mejor valorado que lo integral

Viernes, 22 de noviembre de 2013, a las 11:47
Carlos Cristóbal. Málaga
El jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Vall d'Hebron, Miquel Vilardell, se ha encargado de impartir una conferencia sobre troncalidad en el marco del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna. En ella, ha destacado que "aporta una mejor formación básica", aunque advierte del riesgo que supone una excesiva exposición de la especialidad.

Miquel Vilardell, jefe de Medicina Interna del Hospital Vall D'Hebron.

El concepto 'adaptación' ha estado muy presente durante la intervención de Vilardell. En primer lugar, referido a los pacientes y a los cambios que  se producen en ellos, desde el cambio de tendencia hacia la cronicidad hasta la implementación de las nuevas tecnologías al cuidado de la salud. Además, se antoja también necesaria en lo referido a un entorno marcado por la limitación de los recursos y la una tendencia que el reputado internista ha descrito con una sola frase: "Se valora menos lo integral que lo específico y lo tecnológico".

La parte central de la conferencia ha estado centrada en el sistema de troncalidad, que Vilardell ha calificado como "una oportunidad" ante la que, no obstante ha considerado necesario acompañarlo de áreas de capacitación y tener muy clara cuál es exactamente la cartera de servicios. "Con el nuevo plan se para la salida de nuevas subespecialidades del tronco de la Medicina Interna", ha celebrado antes de considerar que "somos necesarios". "Todos los residentes quieren rotar en Medicina Interna", ha explicado al respecto.

La troncalidad cuenta con muchos aspectos positivos para los internistas, pero también algunos riesgos ante los que hay que trabajar. Entre ellos, una posible devaluación de la especialidad ante el paso obligatorio de los residentes y un mayor examen por parte del resto de especialidades. Ante estas posibles situaciones, ha abogado por una definición clara de la cartera de servicios y el establecimiento de un plan docente "potente" para evitar adquirir mala fama.

"El internista es el médico de cabecera de un gran hospital", ha indicado Vilardell, que ha destacado la importancia que tiene la función investigadora de los profesionales, normalmente más centrados en el ámbito asistencial. "Hace falta que los internistas se focalicen en un aspecto concreto en el ámbito de la investigación, de ahí la importancia de las áreas de capacitación", ha afirmado.

El abordaje del nuevo prototipo de paciente, marcado por la cronicidad y la pluripatología, también ha tenido su especio en la conferencia. Sobre ello, ha valorado el trabajo "complementario" con la Medicina Familiar, aunque ha querido aclarar que se requiere solo en algunos aspectos. "Podemos ser consultores de la Primaria, pero tenemos una frontera marcada", ha asegurado añadiendo que es necesario "trabajar en equipo, pero con una competencia concreta".