Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 15:05

Metges critica que el GIPSS despida a parte de la plantilla y cierre camas

La empresa pública ha anunciado un plan de choque que supondría el recorte de 27 puestos de trabajo

Viernes, 10 de mayo de 2013, a las 14:31

Francesc Duch.

Redacción. Barcelona
Médicos de Cataluña (MC) desaprueba la decisión que ha tomado la empresa Gestión y Prestación de Servicios de Salud (GiPSS), entidad pública dependiente del Departamento de Salud que gestiona varios centros sanitarios y sociales dentro del ámbito territorial del Camp de Tarragona y Tierras del Ebro, de despedir parte de la plantilla y de cerrar camas de hospital para hacer frente a una disminución presupuestaria del 2,5 por ciento.

Según ha denunciado el comité de empresa de GiPSS, en el que está representado MC, este plan de choque supondrá el despido de unos 27 trabajadores y el cierre de 40 camas, como consecuencia de la transferencia de 15 plazas de larga estancia del Hospital Sociosanitario Francolí-gestionado por GiPSS-en la Red Sanitaria y Social Santa Tecla.

Esta decisión se suma a la reciente cesión de la gestión del Centro de Atención Primaria (CAP) Murallas de Tarragona a una sociedad profesional (EBA) que ha supuesto una notable reducción del concierto económico que recibe GiPSS del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut).

El sindicato médico se opone a la pérdida de las plazas hospitalarias de larga estancia y critica el CatSalut para avocar la empresa GIPP al "fracaso económico" con una estrategia de "debilitamiento de los servicios que resultan más rentables para la entidad".

El secretario general de MC, Francesc Duch, considera que el CatSalut está convirtiendo GiPSS en una especie de "banco malo", para que concentre la actividad "más deficitaria" y se justifique así la aplicación de recortes en los recursos sanitarios y en la dotación de personal, al tiempo que se deriva la prestación de servicios asistenciales hacia empresas privadas del mismo territorio.

Para Duch, la situación de "asfixia económica" se podría agravar en caso de que se otorgue la gestión del servicio de atención continuada que actualmente gestiona GiPSS a otra empresa, posibilidad que está estudiando el Consejo de Administración de la empresa, según ha podido saber el sindicato.