Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 14:55

Mendoza apuesta por optimizar recursos en la enfermería de Atención Primaria

La consejera ve necesario aumentar la corresponsabilidad de todos los agentes sociales

Lunes, 28 de abril de 2014, a las 19:07
Redacción. Madrid
La sostenibilidad del sistema sanitario pasa por “optimizar los recursos como la enfermería de Atención Primaria o por implementar campañas de hábitos saludables, tanto para mantener una buena calidad de vida a los pacientes crónicos como para evitar la aparición de enfermedades”, según ha manifestado la consejera de Sanidad, Brígida Mendoza, en el Ciclo de Conferencias sobre la Calidad del Sistema Nacional de Salud organizado conjuntamente por Previsión Sanitaria Nacional (PSN) y la Fundación Ad Qualitatem.

Alfredo Milazzo, presidente de la Fundación Ad Qualitatem, Brígida Mendoza, consejera de Sanidad; y Miguel Triola,vicepresidente segundo de PSN.

Mendoza ha apuntado que “la clave de futuro para asegurar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud pasa por aumentar la corresponsabilidad de todos los agentes sociales, de una manera especial los usuarios, profesionales, gestores, administración y políticos y por lograr un uso racional de los recursos sanitarios, “que siempre serán limitados”.

Del mismo modo, ha abogado por “la creación de un punto de encuentro, que pudiera ser el seno del Consejo Interterritorial, donde pueda ejercerse una nueva forma de hacer política sanitaria basada en la cooperación y colaboración entre agentes sociales en aras de fortalecer la coordinación que demanda un Sistema Nacional de Salud descentralizado como el nuestro” y “donde se llegue a soluciones estructurales de futuro en temas como reformas legislativas y/o normativas en áreas de recursos humanos, formación y evaluación de tecnologías con las que se contribuya a contener el gasto sanitario; no impulsar desarrollos legislativos que provoquen incrementos en los gastos de las comunidades autónomas sin consenso previo; desarrollo de mecanismos de coordinación para políticas comunes, y redefinición del papel del Consejo Interterritorial como órgano de cooperación entre la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas, con mayor capacidad de decisión y corresponsabilidad, entre otras medidas”.