16 nov 2018 | Actualizado: 18:20

El “espíritu reformista” avala los presupuestos de Sanidad

Los portavoces han reprobado a Mato ante el rechazo de todas las enmiendas presentadas

Martes, 13 de noviembre de 2012, a las 23:44

María Márquez. Madrid
Con los detalles presupuestarios ya explicitados con anterioridad por su equipo en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso, la ministra Ana Mato se ha limitado a recordar en el pleno de este martes las cifras de su departamento para 2013 argumentándolas en “el espíritu reformista que anima permanentemente la acción del Gobierno”. Los portavoces de la oposición, ‘encendidos’ por el rechazo de decenas de enmiendas, también han puesto el foco en situaciones ajenas a los Presupuestos Generales del Estado (PGE), como la deuda de la farmacia valenciana o incluso la validez de Mato como ministra, cuestionada por la Izquierda Plural de la mano de Gaspar Llamazares.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato.

Con el axioma recogido del ministro Montoro sobre los PGE “más sociales de la democracia”, la ministra de Sanidad ha dibujado, una vez más, un escenario de reproches a los socialistas y deudas (la ‘general’ de 16.000 millones de euros, además de la contraída con la Seguridad Social a raíz de las cuotas de los ciudadores familiares, de 1.000 millones de euros) para enfatizar su compromiso de “crear un espacio único sociosanitario” con el fin de hacer “aliados de la Dependencia a los servicios sociales” después de años “relegados” (en alusión al anterior Gobierno socialista). La central de compras (que permitirá dar garantías de pago a los proveedores, según una enmienda presentada por su Grupo Parlamentario), la e-salud (con la receta electrónica y la Historia Clínica Digital que llegará “en breve”) o los mecanismos de financiación (FLA, Fondo de Cohesión extrapresupuestario) han sido pilares del discurso de Mato junto a ‘apuntes’ sobre partidas cuyos descensos han sido especialmente resaltados por la oposición en las últimas semanas, como la lucha contra la drogadicción (a la que se destinan 910.000 euros recortados de gastos corrientes y 27 millones de euros del Fondo de Bienes Decomisados) o el Plan Nacional sobre el Sida, en el que el Ministerio invertirá 3 millones de euros.

De izquierda a derecha, Manuel Cervera, portavoz del Partido Popular; Rosa Aguilar, del PSOE; Gaspar Llamazares, de la Izquierda Plural; José Martínez Olmos, del PSOE; Toni Cantó, de UPyD; y Pere Macías, de CiU.


La oposición no se cree los cálculos de Mato

Desastre, arrogancia, engaño, cinismo… Han sido los calificativos dedicados por los portavoces de la oposición a la ministra, que escuchaba estupefacta en la bancada ‘popular’. Las cifras de UPyD, Izquierda Plural, CiU y PSOE no concuerdan ni un ápice con las de Mato, y además de eso la acusan de “engañar” a la ciudadanía. Llamazares ha ido más allá pidiéndole la dimisión: “No tiene la altura suficiente desde el punto de vista político y moral para mantenerse en su Ministerio”.

La deuda con las farmacias valencianas ha estado presente en los discursos de Toni Cantó (UPyD) y José Martínez Olmos (PSOE). Este último ha definido de “balance récord” la, en su opinión, pésima gestión del equipo liderado por Ana Mato, y a colación de la célebre deuda de los 16.000 millones, Martínez Olmos ha apuntado que, en once meses, y citando a Farmaindustria, Fenin y “las farmacias”, el déficit asciende a 7.000 millones de euros. En el apartado social, la portavoz Rosa Aguilar (PSOE) ha apelado a la búsqueda de acuerdos con la ministra mediante “un debate monográfico sobre políticas sociales” en el seno de la Cámara baja.

La ‘voz autonómica’ ha llegado de la mano de Pere Macías, portavoz de CiU, quien ha acusado al Ministerio de “descargar la austeridad y el ahorro sobre las autonomías, ahogándolas”. Por último, Manuel Cervera ha reiterado que estos PGE son “los mejores posibles en la coyuntura actual” y entre otras respuestas a los Grupos, ha invitado a Cantó (UPyD) a no rechazar la colaboración público-privada impulsada por el PP dados sus “claros resultados y objetivos, y la mejor atención” que supone para el ciudadano.