Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:10

Mato: “No pueden soportar el éxito de nuestras reformas”

El PSOE le tiende la mano si “pone coto al sector privado” y acepta alternativas para 2013

Miércoles, 28 de noviembre de 2012, a las 20:44

María Márquez. Madrid
La ministra de Sanidad, Ana Mato, ha comparecido en el pleno del Congreso para responder a una pregunta y una interpelación del PSOE. Ambas respuestas han estado marcadas por el habitual reproche de la herencia recibida, que según los cálculos de Mato se quintiplicó entre 2003 y 2011, y por un discurso que ha pretendido irritar al principal partido de la oposición con sus resultados en los últimos comicios autonómicos. Según la ministra, la ciudadanía apoya las medidas del Gobierno y el PSOE “no puede soportar” este éxito.

La ministra de Sanidad, Ana Mato, y el portavoz socialista, José Martínez Olmos, durante sus comparecencias en el pleno.

La privatización sanitaria y las “desigualdades territoriales”, motivos de la interpelación socialista, han sido rechazados por la ministra de Sanidad, quien ha hecho recaer el peso de la situación actual en la mala gestión del Gobierno de Zapatero, al que faltó, en sus palabras, “liderazgo y estrategia”. Con el ahorro farmacéutico (400 millones en cuatro meses), el plan de pago a proveedores y el 16/2012, la ministra ha avalado su gestión en 10 meses y ha rechazado las acusaciones de afán privatizador recordando, por ejemplo, que en Andalucía “el 80 por ciento de las resonancias magnéticas se realizan gracias a proveedores sanitarios privados”. La cartera común de servicios también ha aparecido en su discurso, pero solo para anunciar, sin plazos, que “pronto será una realidad”.

Por su parte, el portavoz de Sanidad del PSOE, José Martínez Olmos, ha argumentado sus acusaciones sobre el desmantelamiento del Sistema Nacional de Salud con el aval de “profesionales, sindicatos, sociedades científicas y pacientes”. Como ya había hecho Trinidad Jiménez el día anterior en sesión plenaria, Martínez Olmos ha mentado en varias ocasiones las quejas de las organizaciones profesionales ante las decisiones ministeriales.  En esta línea, ha hablado de la “alerta” del Colegio de Médicos de Madrid sobre el futuro deterioro de la “calidad asistencial”, así como la crítica de CESM ante la entrada de Capio en el sistema sanitario público “al que se cargará”. Por otro lado, ha tendido la mano a la ministra siempre que “defienda el derecho de los ciudadanos, ponga el coto al sector privado y escuche alternativas para el actual presupuesto” sanitario.

La situación de las farmacias valencianas la resuelve Fabra

Joaquín F. Puig.

La ministra de Sanidad también ha respondido al diputado socialista Joaquín Francisco Puig sobre el papel del Ministerio en los impagos de autonomías, como la Comunidad Valenciana con el sector farmacéutico. Puig ha hablado de cierres de boticas y desabastecimiento de medicamentos como la insulina, denunciado ya, según sus palabras, por las asociaciones de diabéticos. Ana Mato ha resaltado que en estos momentos el presidente valenciano, Alberto Fabra,  “ultima un acuerdo con las farmacias” en una situación resultado “de la gloriosa herencia recibida por este Gobierno”. En esta línea, la ministra ha apuntado la conveniencia de que las cuestiones autonómicas se planteen en sus respectivos parlamentos.

La Agencia Estatal de Investigación, sin concretar

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha respondido al PSOE sobre el papel “que juega” la I+D+i en “los planes del Gobierno”. La diputada socialista María González, ha acusado al Ejecutivo de promover “ciencia para unos pocos”, llevando estas políticas a niveles de 2005. González ha hecho hincapié en el descenso de “becas y ayudas”, a lo que De Guindos ha contestado que “de forma inmediata” saldrían en el Boletín Oficial del Estado (BOE) las nuevas convocatorias. El ministro ha mencionado entre sus planes la puesta en marcha de la Agencia Estatal de Investigación, aunque sin plazos concretos.