Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Jueves, 04 de diciembre de 2014, a las 17:38
Redacción. Barcelona
El presidente del Consejo Asesor para la Sostenibilidad y el Progreso del Sistema Sanitario (Casost), Miquel Vilardell, ha explicado que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, les ha encargado un informe sobre cómo convertir el sistema sanitario catalán en una "estructura de Estado".

 Miquel Vilardell.

"Evidentemente que nos lo ha pedido. El Govern quiere saber cómo sería el sistema sanitario si se lleva a cabo el proceso", ha manifestado Vilardell durante su comparecencia este jueves en la Comisión de Salud del Parlament. Ha dicho que Mas encargó este informe al inicio de esta legislatura y que estará listo en mayo de 2015: "Estamos trabajando mucho en él, en distintos apartados y con multitud de recomendaciones".

Vilardell ha concretado que "Mas pidió una propuesta sobre cómo mejoraría el sistema sanitario si Catalunya tuviera plena autonomía", y ha añadido que para responder a esta pregunta los asesores han apostado por analizar todos los ámbitos, especialmente el económico. "Si tuviéramos más recursos podríamos financiarnos mejor y ser más eficaces", ha dicho, aunque ha destacado que los catalanes están muy satisfechos con el sistema sanitario actual y no deberían cambiar demasiadas cosas en caso de que Catalunya se independizara.

"Lo que más se debería tocar es la financiación. Los políticos podrían ir a buscar mejor los recursos si tuviéramos plena autonomía", ha insistido, y ha destacado que, actualmente, la calidad del sistema se mantiene gracias a los esfuerzos de los profesionales, que sortean los recortes y las tensiones de tesorería.

Piden “diferenciar claramente” la atención sanitaria pública y privada

Por otro lado, el presidente del Consejo Asesor para la Sostenibilidad y el Progreso del Sistema Sanitario (Casost), Miquel Vilardell, ha pedido que se "diferencie claramente" la atención sanitaria pública de la privada para evitar malas praxis médicas y posibles vulneraciones de las listas de espera en función de si los pacientes pagan o no.

"Hay que separar bien lo privado de lo público, así como evitar que hayan puertas giratorias y ser transparentes en todos los procesos", ha manifestado Vilardell durante su comparecencia. Ha afirmado que "si se mezcla mucho la sanidad pública con la privada se corren riesgos, aunque se intente hacer bien", después de que los grupos parlamentarios le hayan preguntado por el incremento de la actividad privada en los centros con financiación pública.