Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00

Más de 33.000 pacientes atendidos en la Unidad de Dolor Crónico del Hospital Severo Ochoa de Leganés

Las patologías más prevalentes son los problemas osteomusculares de origen degenerativo, dolor neuropático y el dolor oncológico de difícil control

Miércoles, 19 de marzo de 2014, a las 15:28
Redacción. Madrid
La Unidad del Dolor Crónico del Hospital Universitario Severo Ochoa ha atendido a más 33.000 pacientes a través de consultas médicas y de enfermería, tanto de tipo presencial como telefónico, desde 2009 hasta el pasado año.

Imagen de la visita del consejero al Severo Ochoa.

En este mismo periodo ha realizado más de 12.000 técnicas de tratamiento intervencionista del dolor a pacientes, según ha informado el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, tras visitar esta Unidad, donde se diagnostica y se tratan múltiples trastornos que cursan con dolor crónico, mediante la optimización de la medicación analgésica y coadyuvante, y la realización de técnicas avanzadas de intervencionismo en dolor.

Durante la visita, Rodríguez ha considerado que los 'recortes' sanitarios "afectan menos de lo que se dice", hecho que queda corroborado, a su entender, por el aumento de la actividad de "todos los hospitales".

"Cada vez se deriva menos al sector privado, y de 450.000 intervenciones quirúrgicas que se hacen al año en España, se ha derivado un 4,5 por ciento, frente a un 6 por ciento de un año antes y un 16 por ciento de años anteriores", ha explicado el consejero.

En este sentido, ha señalado que "no hay ningún recorte que afecte a la calidad de la asistencia de los pacientes" y ha recordado que los hospitales madrileños "no derivan al exterior" ninguna prueba médica. "Estamos utilizando nuestros recursos y, con la actividad que tenemos en este momento, la gran mayoría de los hospitales no deriva ninguna prueba al exterior", ha concretado Rodríguez.

Tratamientos específicos

En cuanto a los tratamientos que se siguen en la Unidad del Dolor del Severo Ochoa, la consejería de Sanidad ha informado de que las patologías más prevalentes son los problemas osteomusculares de origen degenerativo (estenosis de canal, síndrome de espalda fallida, poliartrosis, artritis y radiculopatías), dolor neuropático (neuralgias, neuropatía diabética y otras neuropatías periféricas) y el dolor oncológico de difícil control.

Mientras, los anestesiólogos han recibido formación de postgrado para su capacitación específica en esta disciplina. Además, la unidad dispone de amplia dotación material en estructuras y equipamiento y disponibilidad de una sala plomada y quirófano.

Todo ello permite la realización de las más avanzadas técnicas en el tratamiento del dolor como la radiofrecuencia, la colocación de dispositivos para infusión espinal de fármacos, la neuroestimulación, la realización de infiltraciones y los bloqueos de nervio periférico. Además, en los últimos años se ha incorporado la utilización de la ecografía, para guiar la realización de estas técnicas con un mayor grado de eficacia, satisfacción y seguridad del paciente.

La unidad, perteneciente al Servicio de Antestesiología y Reanimación, comenzó su andadura en 1994. Tiene un enfoque multidisciplinar con participación de cinco médicos anestesiólogos, un médico rehabilitador, dos enfermeras y un psicólogo clínico. Recibe pacientes desde Atención Primaria y de todas las especialidades hospitalarias, así como de diversos centros de la red sanitaria de la Comunidad de Madrid.

Prestigio

La Unidad de Dolor Crónico desarrolla asimismo una importante actividad docente en el tratamiento intervencionista del dolor. Entre estas labores formativas destacan las rotaciones de residentes de Anestesiología y Reanimación y de Traumatología del Hospital, de otros centros de Madrid y de otras comunidades autónomas. Con frecuencia, adjuntos Especialistas en Anestesiología de dentro y fuera de la Comunidad solicitan la realización de un programa docente de superespecialización en dolor crónico en la Unidad.

Para una atención integral al dolor, el Servicio de Anestesiología y Reanimación dispone además de otras dos áreas asistenciales. Se trata de la Unidad del Dolor Agudo Postoperatorio -a la que se incorporan los pacientes quirúrgicos que requieren la aplicación de técnicas analgésicas mediante dispositivos especiales que se administran por vía neural, espinal o intravenosa y la Unidad de Anestesia Fuera de Quirófano, que realiza diversas técnicas anestésicas para el control del dolor agudo asociado a la realización de pruebas diagnósticas y terapéuticas.