Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:40

Martínez Olmos y Jiménez, del PSOE, condenan el copago de fármacos de dispensación hospitalaria

El portavoz parlamentario socialista cree que “esta nueva decisión de Mato se puede constituir como una nueva barrera de acceso a medicamentos”

Jueves, 19 de septiembre de 2013, a las 17:28

Trinidad Jiménez y José Martínez Olmos.

Redacción. Madrid
La Secretaria de Política Social del Partido Socialista, Trinidad Jiménez, ha manifestado su rechazo el copago de algunos fármacos de dispensación hospitalaria "impuesto por el Gobierno del PP", que entrará en vigor el próximo 1 de octubre, y ha pedido la dimisión de la ministra de Sanidad, Ana Mato.

A su juicio, con esta medida, que ha sido publicada este jueves en el BOE, "el Gobierno se ceba con los enfermos, castigando y empobreciendo a los más vulnerables". "Ni en nuestra peor pesadilla podíamos imaginarnos que la sanidad pública sufriría tal ataque por parte del Gobierno de Rajoy y de la ministra Mato", añade.

"No hay explicación alguna para esta decisión que ha tomado del ministerio y solo por lo inhumana que es y por lo que puede afectar a los pacientes de enfermedades graves y de larga duración, es razón suficiente para que Ana Mato se vaya de una vez por todas, porque se está cargando el sistema público de salud", afirma Jiménez.

La responsable socialista califica de "inadmisible" que "en una situación de crisis económica demuestren una insensibilidad tan grande hacia las personas que están sufriendo enfermedades muy graves".

"Aunque el Gobierno diga que el copago tendrá un coste limitado, son muchos y por mucho tiempo los medicamentos que tienen que tomar las personas afectadas" por determinados tipos de cáncer o hepatitis a cuyos tratamientos afectará la medida, "por lo que la carga económica se multiplica de tal forma que habrá personas que no podrán hacerle frente", explica Jiménez.

Asimismo, ha recordado que la medida se desarrollo según informó el Gobierno con el objetivo de lograr un uso racional del medicamento en España, "pero ahora estamos viendo su verdadero objetivo: que la gente tenga que pagar sus tratamientos", destaca.

Esta medida es en opinión de Jiménez, muestra la "incapacidad" del Gobierno para "hacerse cargo de la gente que lo está pasando mal" y "el hecho de que en España vaya a haber personas que no van a poder acceder a un tratamiento porque existe una barrera económica, demuestra que el Gobierno ha caído lo más bajo que podía caer".

Se suma a más copagos

Por su parte, el portavoz de Sanidad en el Congreso, José Martínez Olmos ha explicado que la medida "afectará a personas que siguen un tratamiento contra el cáncer o la Hepatitis C, haciendo que junto a otros copagos, esta nueva decisión de Mato se pueda constituir como una nueva barrera de acceso a medicamentos que son necesarios para este tipo de pacientes".

Calificó además de "muy grave e injusta" la inclusión en el copago farmacéutico de los medicamentos que se retiraban, hasta ahora sin coste, en los servicios de farmacia de hospitales para tratamientos oncológicos, de fertilidad o contra la hepatitis y la esclerosis múltiple.

Martínez Olmos ha criticado también el "ocultismo" que ha vuelto a practicar en esta ocasión el Gobierno al aplicar este nuevo hachazo, ya que "la ministra Mato compareció ayer en la Comisión de Sanidad del Congreso y no fue capaz de anunciarnos la medida".

También ha recordado que, ya en diciembre de 2012, el PSOE alertó de las intenciones de Sanidad de extender el copago a los medicamentos que se dispensan ambulatoriamente en los hospitales, una modificación que el Gobierno introdujo "de tapadillo" a través del Real Decreto Ley 28/2012 sobre pensiones.

"El Partido Socialista, como ya hemos dicho en numerosas ocasiones, rechaza cualquier tipo de copago, porque supone un cambio cualitativo de enorme magnitud en el modelo de acceso tanto a los fármacos como a los servicios, lo que genera inequidad y desigualdad entre ciudadanos", concluye.