Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

Martínez: “Nos expolian el conocimiento médico solo porque cobramos una pensión merecida”

El secretario de CESM denuncia también la indefensión del personal estatutario a raíz del anteproyecto de ley que eleva a 800.000 euros la cuantía para interponer recursos ante el TS

Jueves, 26 de mayo de 2011, a las 18:50
María Márquez. Madrid
El Boletín Oficial del Estado publicaba ayer la orden TIN/ 1362/2011 sobre el régimen de incompatibilidad de la percepción de la pensión de jubilación del sistema de Seguridad Social con la actividad desarrollada por cuenta propia por los profesionales colegiados. La reacción del sindicato médico estatal CESM no se ha hecho esperar, y su secretario general, Patricio Martínez, ha acusado al Gobierno de “expropiar el conocimiento médico porque cobramos una pensión merecida después de tantos años de trabajo”. Martínez también ha mostrado su malestar ante el anteproyecto de ley que eleva hasta 800.000 euros la cuantía para interponer un recurso por vía contenciosa ante el Tribunal Supremo. Conocedores de este objetivo de la Administración, hace meses emitieron una queja ante el Defensor del Pueblo pero por el momento no han sabido nada.

Patricio Martínez.

Ante la mencionada orden, el secretario de CESM apunta que las mutuas son también agentes a tener en cuenta ya que “todos los profesionales liberales nos vemos afectados”. Desde el punto de vista económico, Martínez asegura que “en la actualidad ya hay pocos alicientes en el ejercicio médico como para además poner estas trabas”. Y añade  su sorpresa porque es una decisión “guardada en el cajón desde hace años” y que a su parecer “es curioso” que “la hayan sacado ahora tras el 22-M”.

En cuanto al anteproyecto del ministerio de Justicia, recuerda la intensa labor reivindicativa de las delegaciones sindicales autonómicas, así como de CESM estatal ante el Defensor del Pueblo. Asegura que la medida deja a los facultativos en una situación de “indefensión absoluta” ya que “ningún pleito que pueda poner un médico llega a estas cantidades tan desorbitadas, por lo que las vías de reclamación se han agotado”.