18 nov 2018 | Actualizado: 18:10

Martínez de Anca: “Hay farmacias de guardia permanente”

El presidente de los farmacéuticos denuncia que las guardias gratuitas “han sobredimensionado” el servicio

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Ciudad Real
El 30 por ciento de las oficinas de farmacia de Castilla-La Mancha hacen guardia cada dos, tres o cuatro días, dándose caso de farmacias con guardia permanente, de forma que, para irse de vacaciones, tienen que contratar a gente, que les pueda sustituir durante esos días, lo que no es fácil porque apenas existe demanda de empleo en el sector.

Tomás Martínez de Anca.

Además, un 20% de las farmacias de la región, aquellas que están situadas en municipios de menos de mil habitantes, están de guardia diurna más de 10 días al mes, o sea al menos uno de cada tres días. Tal es el caso de 22 farmacias en Albacete; otras 23 en la provincia de Ciudad Real; 18 en Cuenca, y 3 en Guadalajara.

En cuanto a las nocturnas, el 30% de las farmacias de Castilla-La Mancha realizan guardias nocturnas uno de cada tres días, siendo mayor el número en Albacete, Ciudad Real y Guadalajara. Así en municipios de 501 a 1.000 habitantes, la hacen 22 en la provincia de Albacete; 34 en la de Ciudad Real; 8 en Cuenca; 19 en Guadalajara y 12 en Toledo.

Estos datos, que se desprenden un estudio encargado por el Consejo Regional de Farmacéuticos, se suman a otras denuncias hechas por la institución que preside Tomás Martínez de Anca en las últimas semanas en relación con la situación de la farmacia regional y que han sido incluidas en un informe que se ha presentado al consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, para que conozca de primera mano estas situaciones.

Así, según señala Martínez de Anca, “queda de manifiesto que es preciso elaborar un nuevo mapa de guardias adecuando a las necesidades actuales. Además los Centros de Salud disponen de medicación suficiente para resolver estas situaciones, de manera que son muy pocas, por no decir excepcionales, las urgencias que llegan a la farmacia. No tiene sentido que muchos municipios rurales estén obligados a un elevadísimo número de guardias en las que no es utilizado el servicio por ser excesivo. El hecho de que las guardias sean gratuítas ha sobredimensionado el servicio que, en otras condiciones económicas, no sería tan amplio”.