Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Jueves, 13 de febrero de 2014, a las 16:10
Redaccón. Valladolid
El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado en la sesión de este jueves el Plan de Ordenación de Recursos Humanos en Atención Primaria que se enmarca dentro del Plan de Reforma de la Administración de Castilla y León. Su finalidad es mejorar la redistribución de las cargas asistenciales de los profesionales en el ámbito de la Atención Primaria, contribuyendo a una mejora en la prestación de la asistencia sanitaria que recibe el ciudadano, adecuándola al incremento de población registrado en determinados núcleos, fundamentalmente urbanos, y reordenando las demarcaciones asistenciales de las zonas básica de salud con baja carga asistencial.

Antonio Sáez Aguado, consejero de Sanidad.

Para lograr la adecuación de efectivos a la realidad poblacional (atendiendo a factores organizativos, sociales, demográficos y geográficos), la Consejería de Sanidad, después de diversas reuniones y negociaciones, ha estimado necesario llevar a cabo una reestructuración de la Atención Primaria en relación con las demarcaciones asistenciales y los puestos de trabajo correspondientes al personal médico, los enfermeros y practicantes titulares de atención primaria. Mediante esta reorganización se busca la disminución de los cupos de los profesionales que registran mucha carga asistencial para mejorar la calidad en la asistencia, con el criterio claro de que en las zonas rurales se van a mantener las prestaciones actuales.

La ejecución de esta reestructuración se centrará en primer lugar en equilibrar y redistribuir las cargas asistenciales de forma coordinada, garantizando al mismo tiempo los derechos de los profesionales afectados y la calidad de la prestación sanitaria a los ciudadanos. Después se adecuarán y adaptarán las plantillas a medida que queden plazas vacantes o haya necesidades asistenciales, con el objetivo de lograr el citado equilibrio. El Gobierno autonómico ha acordado con las organizaciones sindicales que la reestructuración concluirá el 31 de diciembre de 2015, de forma que a partir de ese momento se volverá a analizar la situación.

Por tanto, una vez que entren en vigor las normas aprobadas se procederá primero a una reestructuración directa, es decir, basada en la creación de demarcaciones asistenciales en las zonas básicas urbanas y semiurbanas y en la supresión o modificación de demarcaciones asistenciales en las zonas básicas rurales. Serán en concreto 59 médicos y 37 enfermeros los que se redistribuirán en esta fase, lo que permitirá una mejor redistribución de las cargas asistenciales en los equipos de atención primaria.

A continuación se procederá a una modificación de las relaciones de puestos de trabajo (RPT) por decreto de la Junta de Castilla y León y de las plantillas orgánicas por resolución del gerente regional de Salud, lo que significará que la supresión de una demarcación asistencial en el ámbito rural conllevará la amortización de una plaza y la creación de esta en el ámbito urbano.

Una vez aprobadas las RPT y las plantillas orgánicas, se convocará un concurso de traslados para la provisión de los puestos de trabajo creados. Excepcionalmente, y mientras se resuelve el concurso de traslados, los puestos de trabajo de nueva creación se podrán cubrir mediante la adscripción provisional del personal afectado por la supresión del puesto en el que prestaba servicios en la misma área de salud.

Por último se procederá a la reestructuración de los puestos derivados de vacante, lo que conllevará la creación de otros tantos en las áreas de salud. En particular, cuando se produzca una vacante en una plaza se procederá a la supresión de esa plaza, pudiendo crearse otra en la misma o distinta área de salud, procediendo a adaptar posteriormente las RPT o plantillas orgánicas.