12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Normalidad en los primeros días sin humo en España, excepto en las cercanías de los hospitales

Pajín anima a los ciudadanos a denunciar a los que incumplan la normativa y los hosteleros se “resignan” a cumplirla

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23
Redacción. Madrid
Los primeros dos días de aplicación de la nueva ley antitabaco, que prohíbe fumar en todos los espacios públicos cerrados además de en las cercanías de hospitales, parques infantiles y colegios, han transcurrido sin incidentes y con un ánimo renovado entre los no fumadores, que ven como, por fin, España se une al carro internacional y endurece las restricciones frente al tabaquismo, adicción que padecen más de diez millones de personas en nuestro país.

Desde el pasado 2 de enero ya no se puede fumar en los bares ni en las cercanías de los hospitales, aunque a algunos todavía les cuesta aceptar la norma.


El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad ha sido en felicitarse por la buena acogida de la ley, iniciada por Elena Salgado, impulsada con la actual reforma por Trinidad Jiménez y firmada por la actual ministra del ramo, Leire Pajín, quien no ha dudado en animar a los ciudadanos a que “cualquier ciudadano denuncie a aquel que incumpla la ley”.

Según Pajín, los primeros días de la nueva ley antitabaco están transcurriendo con "toda normalidad", como se esperaba, aunque ha reconocido que en España hay "muchos años de cultura con el humo", por lo que esas pautas de comportamiento "se irán normalizando a medida que la ley se aplique y vayamos cambiando nuestro día a día". De hecho, la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) asegura que, con la nueva ley, tres millones de fumadores intentarán dejar el hábito durante 2011.

Todavía “es pronto” para evaluar el impacto económico

Para los hosteleros, el colectivo que ha luchado de forma más visible contra la reforma de la ley antitabaco, todavía "es pronto" para ver las posibles consecuencias que su aplicación pueda tener

José M. Rubio, presidente de la FEHR.

para clientes y empresarios. "Dentro de 5 ó 6 semanas comenzaremos a detectar los primeros efectos", afirma el presidente de la Federación Española de Hostelería (FEHR), José María Rubio, quien admite que los empresarios ya han acatado la ley "con resignación".

No obstante, los hosteleros mantienen que la nueva ley es "hipócrita", porque en realidad no persigue reducir el número de fumadores. "Si ese fuera el principal objetivo, se idearían planes educativos que concienciasen de los perjuicios del tabaco y no se seguiría ampliando el número de máquinas que se conceden a los bares", asegura Rubio. En esta línea, los estanqueros sí que se han aventurado a hacer previsiones y vaticinan que las ventas de tabaco caerán un 10 por ciento durante el año, cifra que "abre la puerta" al contrabando y a las falsificaciones.

Cataluña dice que los hosteleros tienen “toda la razón” en sus quejas

B. Ruiz.


El nuevo conseller de Salud de la Generalitat de Cataluña, Boi Ruiz, ha afirmado que el sector de la hostelería tiene "toda la razón" cuando se queja por la instauración de una ley antitabaco "por entregas" que les invitaba a realizar reformas para habilitar espacios exclusivos para fumadores que ha negado cuatro años después, y ha avanzado que el Govern le trasladará al Gobierno el "gran error".

La primera denuncia: en Sevilla

M. J. Montero.

María Jesús Montero, consejera de Salud de Andalucía, ha señalado que con la entrada en vigor de la nueva ley antitabaco el objetivo "es el de reducir el consumo de tabaco en un 11 por ciento en Andalucía", donde una de cada tres personas fuma (31,1%), una cifra que ha tachado de "inaceptable".

En este sentido, la capital andaluza ha sido “afortunada” que ha registrado la primera denuncia oficial por incumplimiento de la ley, interpuesta por Facua-Consumidores en Acción, desde donde aseguran haber recibido más de 300 quejas de usuarios en las primeras horas después de la entrada en vigor de la norma.

Problemas en los hospitales de Castilla-La Mancha

Jose M. Olmos.

Tal y como ha explicado el consejero de Salud y Bienestar Social de Castilla-La Mancha, Fernando Lamata, se ha registrado una "razonable normalidad" en la aplicación de la ley antitabaco en la región desde su entrada en vigor el pasado domingo, aunque se han detectado tres incidentes destacables: uno registrado en un bar y dos en centros sanitarios, resueltos tras llamar la atención a las personas que no acataban la nueva norma.

En esta línea, el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, ha reconocido que la nueva ley antitabaco no está siendo del todo efectiva en los exteriores de los entornos hospitalarios y ha pedido a los responsables de los hospitales que hagan "énfasis informativo".

Baleares se centra en ayudar al fumador a dejar el hábito

Más de 93.000 personas han recibido en Baleares ayuda para dejar de fumar, desde el 30 noviembre de 2008 hasta 2010, según la Conselleria de Salud, desde donde se han puesto en marcha cuatro programas de prevención del tabaquismo entre los jóvenes que han llegado a cerca de 20.000 adolescentes durante el pasado curso.

Una ley “necesaria” y “adecuada” para Castilla y León

Para los representantes de la Junta de Castilla y León, se trata de una normativa "necesaria" y “adecuada”, tanto para la comunidad como para el resto de España por los efectos perjudiciales que provoca el tabaco en la salud de los ciudadanos. En este sentido, el Gobierno regional ha garantizado que hará cumplir la ley antitabaco que entra con el nuevo año.