23 de septiembre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:00

“Los últimos avances tecnológicos han supuesto una verdadera revolución en la Oncología Radioterápica”

La especialista ha repasado para Redacción Médica los últimos avances tecnológicos y la realidad que atraviesa la especialidad

Domingo, 05 de enero de 2014, a las 13:15
Enrique Pita. Madrid
Los últimos avances tecnológicos han permitido un avance sustancial en la práctica de la Oncología Radioterápica. Según ha explicado a Redacción Médica Carmen Rubio, jefa del Servicio de Oncología del Centro Integral Oncológico Clara Campal (Ciocc) de HM Hospitales, las nuevas técnicas han mejorado la precisión y la calidad de los tratamientos. Sin embargo, los problemas derivados de la crisis que arrastra el sistema sanitario español han supuesto un freno importante en las inversiones tecnológicas, especialmente en el sector público, a pesar de que el balance coste-beneficio de la incorporación de estas tecnologías es “favorable”.

Carmen Rubio.

¿Cómo ha evolucionado la especialidad en la última década?

La Oncología Radioterápica ha experimentado un avance sustancial en la última década. El tratamiento con radioterapia siempre ha sido uno pilares fundamentales del tratamiento del cáncer, con un gran impacto en el control local de la enfermedad y en la supervivencia de los pacientes oncológicos. Sin embargo, en los últimos años, la incorporación de importantes avances diagnósticos y tecnológicos, ha mejorado la precisión y la calidad de los tratamientos, permitiendo diseños más personalizados que son más eficaces contra el tumor y menos tóxicos para el paciente.

¿Cuál ha sido el principal salto tecnológico de los últimos años?

Creo que en los últimos años ha habido tres saltos tecnológicos relevantes para la especialidad. En primer lugar la incorporación de las técnicas de imagen diagnóstica a la planificación de los tratamientos de radioterapia, ya que actualmente los servicios de Oncología Radioterápica cuentan con TAC de planificación propios y sistemas de fusión de imagen con resonancia y PET-TAC que permiten delimitar adecuadamente el volumen tumoral que se debe irradiar.

En segundo lugar, los modernos sistemas de planificación que permiten mejorar la distribución de la dosis de irradiación sobre el tumor, siendo posible mediante la radioterapia conformada 3D y la radioterapia de intensidad modulada (IMRT) administrar dosis más altas al tumor y dosis bajas al tejido sano circundante, alcanzando con ello una mayor destrucción tumoral con menos efectos secundarios. Por último, los aceleradores lineales de última generación que permiten administrar las dosis de irradiación de una forma más rápida y segura, con una gran precisión, verificando mediante sistemas de imagen guiada (IGRT) la correcta administración de los tratamientos.

¿Esperan nuevos avances en los próximos años que impliquen un cambio en el paradigma?

Estos últimos avances han supuesto una verdadera revolución en la especialidad, ya que el poder administrar con seguridad dosis muy altas al tumor abre un abanico de posibilidades en cuanto a indicaciones de tratamiento y esquemas de fraccionamiento antes inimaginable. Hasta hace unos años administrar dosis altas en un única sesión sólo era posible en lesiones intracraneales, con técnicas de gran precisión como la Radiocirugía Estereotáxica craneal. Sin embargo, actualmente ya está consolidada la Radioterapia estererotáxica extracraneal (SBRT) como técnica de irradiación de alta precisión sobre lesiones fuera del sistema nervioso central, incluso en lesiones móviles, localizadas en el hígado o en los pulmones, siendo posible administrar en pocas sesiones dosis muy altas sobre tumores primarios o metastásicos, con gran control local y muy pocos efectos secundarios.

¿Cuáles son las técnicas más empleadas en la actualidad?

En estos momentos la técnica de radioterapia externa más empleada es la radioterapia conformada 3D, y cada vez más centros están incorporando la IMRT y la IGRT dentro de la práctica habitual especialmente en tumores donde el beneficio es más claro como el tumores de cabeza y cuello, cáncer de próstata, tumores digestivos o ginecológicos. La radiocirugía estereotáxica craneal es una técnica consolidada en el tratamiento de tumores y de metástasis cerebrales y la SBRT más recientemente se está utilizando para el tratamiento de pacientes con tumores o metástasis pulmonares, hepáticas o espinales. La braquiterapia sigue siendo una de las técnicas fundamentales en el manejo del paciente oncológico como complementaria a la radioterapia externa en caso de tumores ginecológicos o sarcomas o como tratamiento radical en cáncer de próstata o tumores cutáneos. Los avances tecnológicos también han mejorado los tratamientos de braquiterapia de alta y baja tasa y es posible hacer planificaciones con TAC y RM y en tiempo real con control ecográfico.

¿Todos los tumores pueden tratarse con radioterapia?

Los avances tecnológicos en radioterapia externa y también en braquiterapia nos permiten tratar con seguridad casi cualquier localización tumoral, sin embargo, la indicación de radioterapia en cada paciente es fruto de una adecuada valoración y del manejo multidisciplinar y dependerá del tipo de tumor, de su extensión y de las características de cada paciente.

¿Sus resultados se pueden mejorar con otros tratamientos complementarios? ¿Cuáles?

Sin duda la mejora de los resultados va a ser fruto de la adecuada combinación de los nuevos tratamientos de radioterapia, con diferentes dosis y fraccionamientos, con otros tratamientos sistémicos, como la quimioterapia o nuevos agentes biológicos u hormonales. La secuencia de tratamiento más adecuada de la radioterapia en relación con estos tratamientos y también con la cirugía puede también mejorar los resultados como ya lo han demostrado los tratamientos neoadyuvantes en cáncer de recto, esófago o páncreas.

¿Cuál es la situación de la especialidad en España? ¿Y en el sector privado?

Actualmente, la especialidad de Oncología Radioterápica en España también ha experimentado un gran avance tanto científico como asistencial. En los últimos años, desde la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR.) se ha promovido la investigación tanto básica como clínica con el Grupo de Investigación Clínica en Oncología Radioterápica (Gicor), se ha potenciado la formación tanto de médicos internos residentes como de especialistas con la Escuela Española de Oncología Radioterápica (EEOR) y se han creado grupos de trabajo en los que participa activamente y de forma conjunta tanto desde el sector público como desde el sector privado para mejorar y desarrollar diferentes áreas de nuestra especialidad.

Desde el punto de vista asistencial, actualmente existen más de cien servicios de Oncología Radioterápica, que han ido incorporando un equipamiento tecnológico cada vez más avanzado para poder realizar tratamientos de alta calidad. En este sentido, en los últimos años, el sector privado ha hecho una gran apuesta tecnológica y una inversión muy importante en nuestra especialidad.

¿España está adoptando las últimas novedades o la crisis ha hecho estancarse la introducción de tecnologías?

Sin duda la actual crisis económica ha supuesto un freno importante en las inversiones tecnológicas, especialmente en el sector público. Sin embargo los beneficios que aporta la nueva tecnología a los tratamientos de radioterapia para los pacientes oncológicos hacen que el balance coste-beneficio sea sin duda favorable para la inversión en nuestra especialidad.

¿Hacia dónde camina la radioterapia?

La oncología radioterápica camina hacia un tratamiento cada vez más personalizado. El papel de la radioterapia en el control local de la enfermedad tumoral, especialmente ahora que se pueden administrar dosis muy altas con seguridad al tumor, influye cada vez más en la mejora de supervivencia de los pacientes, y esto permite plantear la radioterapia en muchos casos como una alternativa de tratamiento radical con menos efectos secundarios, especialmente en pacientes frágiles, no operables, o en los que la cirugía pueda dejar secuelas funcionales. Los pacientes metastásicos, especialmente los que tienen poca carga de enfermedad (oligometastásicos), también se benefician de tratamientos como la SBRT en los que la destrucción del tumor metastásico puede tener un efecto sistémico beneficioso para el control de la enfermedad.

¿Cuáles son los principales aspectos a mejorar?

Uno de los principales aspectos a mejorar de la especialidad es la investigación. A pesar de los avances de los últimos años, la investigación básica en oncología radioterápica se sigue haciendo en pocos centros y los recursos económicos para la investigación clínica son muy limitados.

Otro de los aspectos que debemos mejorar es la difusión y la imagen de la especialidad, ya que los resultados y los beneficios de los tratamientos de radioterapia en ocasiones no son bien conocidos por otras especialidades ni por la administración.

HM Hospitales está realizando una fuerte apuesta tecnológica en este campo. ¿En qué se beneficia el paciente de ella?

HM Hospitales en el año 2006 hizo un gran apuesta tecnológica en el servicio de Oncología Radioterápica del HMU Madrid Sanchinarro dentro de un proyecto en el Centro Integral Oncológico Clara Campal (Ciocc) cuyo objetivo fundamental ha sido el tratamiento integral y multidisciplinar del paciente oncológico.

Desde el punto de vista tecnológico el servicio ha contado con TAC de simulación, radioquirófano para tratamientos de braquiterapia, dos aceleradores lineales que nos han permitido realizar tratamientos de alta precisión con IMRT e IGRT, y un acelerador Novalis dedicado a técnicas especiales de Radiocirugía craneal y SBRT con Gating. Así mismo HM Hospitales tienen previsto ampliar su apuesta tecnológica en 2014 y ha adquirido un acelerador de última generación VERSA-HD con VMAT e IGRT con Conebean 4D que permitirá seguir avanzando hacia una  máxima calidad asistencial, de la que sin duda se beneficiarán los pacientes. Esta apuesta tecnológica no sería útil sin una potente inversión en recursos humanos (oncólogos de radioterapia, radiofísicos, técnicos de radioterapia, enfermeras…) que además ha sido acompañada de un gran esfuerzo docente (acreditación para la formación de MIR, estudiantes de medicina y escuela de técnicos de Radioterapia) y de investigación realizada por HM Hospitales y el Servicio de Oncología Radioterápica en estos años.