Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 16:20

Los sindicatos se movilizan en defensa de la sanidad pública el 26 de marzo

Critican que el decreto de gestión clínica deja “la puerta abierta a la privatización”

Viernes, 21 de marzo de 2014, a las 13:20
Redacción. Vigo
Todos los sindicatos que forman parte de la Mesa Sectorial de Sanidad, salvo Satse, han llamado a una movilización en las principales ciudades y villas gallegas el próximo miércoles, día 26 de marzo, en contra de convertir “en un negocio para la privada” la sanidad pública.

María Xosé Abuín.

En una rueda de prensa conjunta de CIG, CCOO, CESM, O’Mega, CSIF, SAE y UGT, los representantes sindicales han apelado a salir a la calle para ser “lo más contundentes posibles contra las políticas” que está aplicando el PPdeG en Galicia, en palabras de María Xosé Abuín (CIG), y que tienen como “único objetivo un empeoramiento de la calidad asistencial para luego venderla”.

“No vamos a consentir la política privatizadora y el modelo de repago de la sanidad”, ha advertido. Todos ellos se han mostrado convencidos de que el objetivo de las políticas del PP en la sanidad son, primero, “deteriorarla”, y después, “venderla”.

Ángel Cameselle, de CCOO, ha denunciado la “privatización continuada” de la sanidad y ha advertido de que “se están recortando derechos de los usuarios”. Además, se ha referido a la aprobación del decreto de gestión clínica, en el Consejo de la Xunta de este jueves, para señalar que deja “la puerta abierta a la privatización”.

Manuel Rodríguez, de O’Mega, ha puesto el acento en que “estamos ante un gobierno con voluntad de de deteriorar la sanidad pública en su totalidad para después venderla”, y ha indicado que, para “suplir” que no se cubren plazas y no se puede hacer frente a la atención, “compra servicios a la privada”.

Cándido Andión, de CESM, ha apuntado que los cambios que se quieren introducir en la gestión son una “excusa para ir trasladando un negocio a los lobbies de la sanidad”, bajo el pretexto de que “no es sostenible”, pese a serlo.

Los sindicalistas también han puesto como ejemplo de esta situación la colaboración público-privada y han alertado de que este gobierno “genera desconfianza” a la población, en palabras de Martínez, ya que mientras que dice defender la sanidad pública, luego utiliza fórmulas como la colaboración público privada y, “hipotecando” su futuro.